sábado, julio 01, 2006

SIN NOMBRE, LOS (España, 1999) Terror


Director: Jaume Balagueró.
Intérpretes Principales: Emma Vilarasau. Karra Elejalde, Tristán Ulloa, Toni Sevilla, Brendan Price. Jordi Dauder,, Núria Cano.
------
Argumento: Una mujer, que perdió a su hija hacía cinco años, asesinada por no se sabe quién, recibe un día una llamada telefónica de, precisamente su hija. La madre cree que será una broma pesada, pero no obstante se pone en contacto con el policía que llevó en su día la investigación. Entre los dos descubrirán que existen unos seres llamados "Los sin nombre", que bien pudieran estar relacionados directamente con el asunto de su hija, que la pudieran tener presa para algún maléfico.
-----
Mi opinión: Interesante historia de Jaume Balagueró, autor hasta este largometraje de un par de cortos exitosos.
El argumento es apasionante, pero el desarrollo de la película no puede ser más farragoso y oscuro. Está bien que la historia sea oscura, tenebrosa, de clímax enfermizo, pero no por ello la realización tiene que ser igual. Y Balagueró, por medio de una exquisita fotografía a cargo del buen Xavi Jiménez, logra azorarnos en un par de escenas. Son intensos momentos, como los de Tristán Ulloa adentrándose en el peligroso hotel abandonado, o la conversación de la protagonista (una impagable Emma Vilarasau) a Santini, el, quizás, ejecutor de todo el tinglado, pero en líneas generales, la ambigüedad y las tinieblas argumentales, se adueñan por entero de la cinta, hasta hacerla ininteligible. Quizás era lo que buscaba Balagueró, para que, como suelen decir muchos directores, el espectador descubra por sí solo el quid de la historia, que cada uno se haga su propia película, pero en este caso no funciona, dejándolo (al espectador) a dos velas. A ello ayuda lo suyo un final demasiado rápido a como han ido los acontecimientos, y que deja muchas, por no decir todas, las dudas de las que disponíamos al principio.
En fin, que me ha defraudado. Quizás, si la hubiera visto cuando el estreno, hubiera visto que es un intento por hacer algo distinto en el cine español, pero vista años después, resulta una película en extremo confusa, que más que dar miedo, provoca indiferencia y un cierto cabreo al finalizar su visión. Hablo por mí, claro.
A pesar de todo lo dicno, la película obtuvo un buen número de premios internacionales. De lo cual me alegro, por supuesto.