martes, julio 25, 2006

FREEWAY (USA, 1997). PSYCHO-KILLER


Director: Matthew Bright.
---
Intérpretes Principales: Kiefer Sutherland, Reese Witherspoon, Wolfgang Bodison, Dan Hedaya. Amanda Plummer, Brooke Shields.
---
Argumento: Un joven inadaptada se escapa de la justicia pues sus padres son arrestados por la policía, él por vago y chulo y ella por puta. La chavala es recogida en la carretera, a causa de una avería en su coche, por un amable desconocido. En el trayecto ella descubre que en realidad él es el famoso asesino que está matando jovencitas en la autopista en la que se encuentran. Ella se defiende con la pistola que le dio su novio y ahí comienza un relato de violencia..
---
Mi opinión: Sorprendente, al menos en cierta medida, película, realizada de forma eficaz por Mathhew Bright, que lleva el cuento de Caperucita Roja a su terreno para narrarnos una historia de amor, amistad, violencia y horror, de forma bastante agradecida.
Para comenzar hay que decir que es muy entretenida e interesante. Otra cosa es su desarrollo, que es desigual.
El primer tercio es muy bueno, con notables apuntes sociológicos de la gente inadaptada que debe ejercer, para ganarse la vida, actividades cotidianas que no son bien vistas por la sociedad. Más tarde, y lo verdaderamente importante en la película, el viaje emprendido por la protagonista con el extraño (Kiefer Sutherland), está muy bien contado, tomándose su tiempo el director, para que vayamos cogiendo la ola de la verdadera psicología de los dos personajes. Son momentos de buen cine, con estupendos diálogos y una puesta en escena sencilla pero tremendamente eficaz.
La lástima es que su director, más tarde, toma el camino de la violencia bastante desaforada, ambigua y poco convincente.
Es tremendista y, sobre todo, efectista, con lo que el rigor que había mantenido hasta el momento, se pierde un tanto para llevar la historia por caminos distintos y menos interesantes. Pero en líneas generales está bien y resulta muy interesante en todo momento. A ello contribuye poderosamente la excelente interpretación de Reese Whiterspoon, en un rol nada fácil y que borda. Su amplia gama de registros, tanto faciales como de diálogo, se sucede con rapidez y buen tino, conformando un singular personaje con el que, salvo en un momento muy ambiguo, el espectador congenia sin dificultad.
Estupenda banda sonora.
P.D. y nota del autor, o sea yo, qué vergüenza que todavía queden gilipollas que sigan asegurando que Reese Whiterspoon es una mala actriz, que siempre hace los mismos papeles de niña pija. Deberían ver este film y otros para hablar en propiedad. Pero claro, no les interesa.
¡Qué macanudos!, como diría aquél.

2 comentarios:

satorgorria dijo...

Otro film inquietante. Y es que hay mucho chalado suelto por el mundo. Anda que si te coge alguien haciendo dedo y luego te enteras que...
Mejor no pensarlo.

travismagee dijo...

Hola, amigo Sator,

Film inquietante, pero también lleno de fina ironía y sarcasmo.

Un saludo, amigo.

travis