domingo, octubre 15, 2006

SOLO CONTRA TODOS (Seul contre tous) (Francia, 1998) DRAMA


Director: Gaspar Noé.
---
Intérpretes Principales: Philippe Nahon, Blandine Lenoir, Frankie Pain, Martine Audrain, Jean-François Rauger.
---
Argumento: Un ex-carnicero, que se quedó en el paro y fue encarcelado porque rajó la cara de un pobre chico al que le reprocharon que violó a la hija del carnicero, deja preñada, al salir de la cárcel, a una odiosa mujer, yéndose a vivir con ella fuera de París. Como no puede soportarla, ni a ella ni a la madre de la mujer, su suegra, se marcha tras apalizar a la mujer, e intenta vivir honradamente. Va pidiendo trabajo a sus antiguos clientes, pero la situación laboral: 1980, es muy mala y nadie le puede dar nada. Se desespera cada día, según se le va acabando el dinero. Y sus pensamientos giran una y otra vez en torno a la mas cruel violencia.
---
Mi opinión: Inenarrable trabajo de Gaspar Noé, que se hizo años después más famoso con la no menos controvertida y muy polémica "Irreversible".
Aquí, su durísimo mundo particular, negativo y negro a más no poder, está perfectamente reflejado en los hechos y, sobre todo, pensamientos, del atormentado y desesperado protagonista. Un hombre que mezcla el cariño con la brutalidad más atroz.
El filme es ciertamente difícil de ver. No aburre nunca e incluso interesa, sobre todo por saber cómo diantres acbará toda la historia, pero en el fondo, tras finalizar, queda la pregunta que me hice tras ver "irreversible": - Bien, ¿y qué?Porque esto es lo que desprenden sus impactantes pero muy gratuitas imágenes.
Los pensamientos del protagonista, sus radicales ideas sobre el mundo, el amor, el sexo, las amistades, la familia, el trabajo, la sociedad, no dejan de ser agudas reflexiones sobre los aspectos importantes de la vida de un ser humano, pero se comentan tantas, a tantísima velocidad, mezclando, además, churras con merinas, que el espectador pudiera acabar, perfectamente, loco perdido o al menos turulato.
La visión, no sé si sólo del protagonista, o también del director, es pesimista en su totalidad, nada es sincero, ni el amor de la pareja, ni el de los hijos hacia los padres, ni el de los amigos...
En fin, una película visualmente atractiva, con buenas escenas (las del hotel del final, como bien nos avisa un cartel, son insoportables), un casi final emotivo y un final que cierra perfectamente la personalidad del protagonista.
Hay dos palabras, que en letras grandes nos son mostradas a lo largo de la cinta: MORAL y AMORAL.La última podría definir perfectamente el espíritu de la cinta.