domingo, noviembre 19, 2006

CONSPIRACIÓN PARA MATAR A UN CURA (Complot, le) (To kiell a priest) (Francia, 1988) Político-Histórico


Directora: Agnieszka Holland.
---
Intérpretes Principales: Christopher Lambert. Ed Harris. Joss Ackland, Tim Roth. Timothy Spall, Pete Postlethwaite. Cherie Lunghi, Joanne Whalley, David Suchet.
---
Argumento: En 1984, en Polonia, el Sindicato "Solidaridad", de Lech Walesa, está subiendo como la espuma, lo que no es del gusto de mucha gente, entre ellos los de la Policía Secreta. El nuevo jefe de ella, está empeñado en atrapar a un cura que tiene mucho carisma entre los trabajadores. Este sacerdote católico no le teme a nadie y, aunque es llevado a la cárcel mediante una trampa, deben ponerle en libertad por orden del Obispado. Esto hará que el jefe de la policía, junto con dos de sus hombres, ideen un plan para asesinarle sin dejar ni rastro.
---
Mi opinión: Interesante film de denuncia social, a cargo de una mujer valiente, Agnieszka Holland, que, como buena polaca que es, quiso con este trabajo rendir un merecido homenaje a un sacerdote católico asesinado por la Policía Secreta polaca, el padre Popieluszko. Una noticia real que dio la vuelta al mundo, haciendo, entre otras cosas, que el mundo pudiera enterarse de la malévola situación política que se estaba dando en Polonia.
Holland mueve sus hilos de forma honesta, aunque no demasiado convincentemente. Así, logra un filme entretenido, pero desigual en su desarrollo e incluso en su interés.
Hay buenos momentos, como los del último tercio, con el secuestro del cura a manos de los tres desalmados policías, llenos de tensión, buen ritmo, crueldad, violencia e incluso algo de humor negro. Pero también existen otros que denotan una falta de pulso narrativo, que adolecen de garra, que resultan displicentes.
Técnicamente está bien, con una bonita fotografía y una preciosa música de George Delerue.
La canción del principio y final de la película, a cargo de la insigne Joan Báez, es maravillosa. Pero también existen elementos discordantes. Para comenzar, un guión que da algunos tumbos, un ritmo desigual que hace no nos identifiquemos de lleno con lo que estamos viendo, por mucho que nos repela, y unas interpretaciones demasiado irregulares. Por ejemplo tenemos a Pete Postlethwaite y el veterano Joss Ackland, magníficos, así como el corto papel de David Suchet y Timothy Spall en los últimos diez e intensos minutos. Ed Harris intenta de veras darle una humanidad a su atormentado y contradictorio personaje. Pero Christopher Lambert, que encarna al cura, está desastroso, sin matices de ningún tipo. Una cara de piedra que da pavor si tenemos en cuenta lo que se está contando.
En definitiva, "Matar a un cura" o "Conspiración para matar a un cura", como se estrenó en España, es una cinta que tiene como su mejor bagaje el contar de forma digna un terrible hecho real. La pena es que la forma de hacerlo no haya sido la más adecuada, resultando un filme un tanto apagado y, de vez en cuando, incluso algo contradictorio, como el absurdo intento de historia de amor entre el sacerdote y su valiente feligresa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Para mi es una excelente pelìcula , està bien cada uno tiene su idea la verdad que me da mucha angustia lo que le hacen al padre. Tambièn me gustaria aclarar que la interpretaciòn de Lambert fuè muy buena , interpreta a un cura no a un payaso. Se las recomiendo

Anónimo dijo...

Cierto es que C. Lambert no es el actor más avezado de su generación; pero tiene su lugar en la historia del cine por participar en Los Inmortales, Greystoke o El siciliano. Estar en ellas no es casualidad...
Por otra parte, el reparto de la película es muy serio y la dirección correcta.
Como pega, debe considerarse el trabajo de guión. Una historia real y con tal carga de dramatismo, no precisa de "piruetas argumentales" para ganar fuerza. Basta con dejar que fluya la verdad. (A veces cuesta hacerlo)
Película recomendable. Soporta el paso del tiempo; el mismo que hace que olvidemos el pasado.