lunes, noviembre 20, 2006

TOYS IN THE ATTIC (USA, 1963) Drama

Director: George Roy Hill
---
Intérpretes Principales: Dean Martin, Geraldine Page. Yvette Mimieux, Wendy Hiller. Gene Tierney. Nan Martin.
---
Argumento: A su hogar de New Orleans, llega un hombre acompañado de su joven y timorata esposa. Va a visitar a sus dos hermanas mayores. Siempre lo hace, les pide dinero y se va. Esta vez no será igual, sino que él les dará mucho dinero y regalos. Todas, incluida su esposa, se preguntan de dónde ha sacado tanta pasta. La razón, como comprueba la esposa por azar, es una mujer mayor que su esposo, quien se trae algo entre manos con él. Todo irá bien al comienzo, pero una de las hermanas, enamorada en secreto de su hermano, hará que todo estalle en mil pedazos.
---
Mi opinión: Buena película, cuyo libreto está escrito por nada menos que Lilliam Hellman, que ya se sabe cómo se las gastaba en temas tabú para la sociedad, sobre todo si, como solía ser el caso, tenía un evidente trasfondo sexual.
En esta ocasión, la sombra del incesto, o mejor dicho, la intentona del incesto por parte de algún personaje, está latente en toda la oscura, triste y violenta historia. Una historia sombría, donde los personajes que la pueblan tratan, ya se verá si en vano o no, de encontrar la esperanza en un futuro, quién sabe si cercano o no.
La película tiene un interés in-crescendo, tomándose su tiempo en definir a los personajes, en que el espectador se familiarice con ellos. No son de un solo trazo, sino muy complejos, sobre todo el encarnado por la insigne Geraldine Page, que se encuentra como pez en el agua con estos dificilísimos papeles.
La cinta se sustenta en las interpretaciones, al ser, casi casi, una obra de teatro filmada. Todos están de maravilla, aunque las damas son las ganadoras, no sólo porque son más, sino porque lo hacen de maravilla. Las tres principales, sobre todo Page y la sobria Wendy Hiller, componen maravillosamente sus roles.
La puesta en escena de Roy Hill no es envarada sino excelente en su composición formal y en su narrativa, dando un interés creciente a la historia, como ya he dicho antes, y logrando que al final tenga un enorme vigor dramático.
Al final, el sabor de boca que deja es muy bueno.
Creo que la película jamás se estrenó en las salas comerciales españolas. Si estoy en lo cierto, no debo extrañarme demasiado pues ya se sabe cómo se las gastaban los censores de la época franquista, quienes, al menor atisbo de "anormal" componente sexual, tiraban de tijeras que no veas, o simplemente no dejaban que se estrenara, como creo que es el caso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y el cartel?
!No será violencia de género!?

En aquella época sería una película polémica, pero hoy en día con ese cartel también daría para debatir y tendría su morbillo.

travismagee dijo...

Pues sí, el cartel se las trae, pero como corresponde a la peli...
De todas formas, y como ocurre con muchas películas, sin ir más lejos, con la de arriba, es decir, con "Caballos salvajes", el cartel no corresponde realmente a lo que se ve en la peli.
En esta peli es posible que se vea cómo abofetea el hombre a la mujer, pero no ocurre como se muestra en el cartel, sino en un contexto muy distinto, tanto en el plano gestual, como en el del lugar y modo en que ocurre (hay que verla para saber).
En caso de "Caballos salvajes", el delito es mayor, pues lo que se ve en cartel, ni por asomo ocurre en la película.
En fin, ya sabe que en époas anteriores, los carteles tenían un inmenso valor comercial, pues si eran bonitos y atrayentes, la película se beneficiaba enormemente en cuanto a su taquilla.

Un saludo a tod@s.

Travis