jueves, noviembre 09, 2006

VÍCTIMAS DEL TERRORISMO (Human Factor, the) (USA, 1975) Thriller, Acción


Director: Edward Dmytryk
---
Intérpretes Principales: George Kennedy, John Mills, Raf Vallone. Barry Sullivan, Rita Tushingham.
---
Argumento: Un empleado de una base militar estadounidense, en Nápoles (Italia) tiene la desgracia de que a su familia entera, mujer y tres hijos, le asesine un grupo de desconocidos. Nadie sabe quiénes han sido, pero él, junto a un buen amigo experto en ordenadores, comienza la investigación, al margen de la Policía Italiana. Comprobará que están asesinando a familias de empleados norteamericanos en Italia, con el método de hacer como que la mujer del grupo llame a una casa donde desean a una empleada del hogar. Una vez en el interior de la casa, comienzan la matanza.
Su venganza, una vez conozca a los autores, será terrible, convirtiéndose en un asesino.
---
Mi opinión: Para-fascista película del otrora gran Edward Dmytryk, aquí en horas bastante bajas, visto lo visto.
Se trata de una película inmersa en la moda de películas con vengadores justicieros, tipo Charles Bronson o así.
Aquí se tiene la coartada de una matanza terrible que acaba con una familia de inocentes, pero el fondo no puede ser más lamentables y peligroso.
Éticamente reprobable pues al final se confunde el personaje protagonista con el de un verdadero héroe, cuando no ha hecho más que asesinar, al menos a dos de los miembros de criminales, acabando con ellos a sangre fría, cuando ya les tenía reducidos.
Además es tediosa, lenta y no sucede nada realmente interesante hasta el último tercio, que no es que esté especialmente bien, pero al menos hay escenas de acción algo competentes, aunque increíbles y nada verosímiles. Vamos, que es una fantasmada.
Lo mejor está en sus intérpretes, compuesto por veteranos que lo hacen bien, quizás con demasiado entusiasmo, George Kennedy, dada la ralea de su personaje, el cual al principio pudiera dar pena, pero que más adelante ya no se diferencia mucho de los criminales a los que desea, únicamente, matar (puede atraparlos y entregárselos a la policía, pero para qué, si él mismo puede matarles…).
En fin, que éticamente es reprobable y en cuanto a calidad cinematográfica no tiene mucha, más bien poca.
Es una cinta mediocre, se mire por donde se mire. ¡Ah! Y peligrosa, muy peligrosa.