viernes, marzo 16, 2007

Direktøren for det Hele / The Boss Of It All (El jefe de todo esto) (Dinamarca, Suecia, Francia; 2006) Comedia


Director: Lars Von Trier.
---

Intépretes Principales
: Jens Albinus, Jean-Marc Barr, Casper Christensen. Benedikt Erlingsson, Friðrik.

---
Argumento: El propietario de una empresa desea venderla. El problema es que, cuando fundó la empresa, se inventó un inexistente presidente de la compañía tras el cual poder ocultarse cuando tuviera que tomar medidas impopulares. Cuando los posibles compradores insisten en negociar cara a cara con el 'presidente', el propietario de la empresa se ve obligado a contratar a un actor fracasado para que interprete el papel de ese supuesto presidente. De repente, el actor se da cuenta de que no es más que un títere envuelto en una trama que terminará por poner a prueba su catadura moral.
---
Mi opinión
: Marcianada de Lars Von Trier, que se hace dificilmente digerible al comienzo, para llegar a ser, poco a poco, francamente divertida.

La situación y los personajes son tan raros, tan peculiares, tan absurdos si se piensa bien, que Von Trier parece, al principio, enjaretarnos una inclasificable rareza que confunda, naturalmente a propósito, al espectador. Pero no, poquito a poco, fotograma a fotograma, gracias a un creciente interés al introducir divertidas novedades e ingeniosos y muy simpáticos diálogos, la cinta adquiere un muy divertido sentido lúdico...si uno/a logra meterse en la historia.
Muy bien interpretada y dirigida por Von Trier, como en él suele ser habitual, con cortes de planos en la misma escena, azulada fotografía, sabio empleo de la iluminación, y una eficaz planificación en las aparentemente sencillas escenas.




Para mi gusto, extraña película, vale, pero muy maja comedia, con acerados toques socio-culturales, principalmente a cargo de la peculiar relación de amor-odio entre daneses y finlandeses.
Y también se ríe Von Trier del Dogma, como cuando un personaje le dice a otro que no le ha entendido nada de lo que le ha dicho: "-
Parece un diálogo de una película del Dogma, no se ha entendido nada".
Y por otra parte, y quizás lo más importante, lo que ha querido transmitir Von Trier, la idea de que cualquier imbécil, o cualquier persona que no sabe de la misa la media, puede tener el poder de decisión para echar a unos trabajadores a la puta calle (perdonen la expresión, pero es así, por desgracia), por el simple echo de ser el que puede firmar el finiquito.

Que la mayoría estemos en manos de incompetentes, es algo que no tiene ni puñetera gracia, pero Von Trier lo hace muy ameno, y divertidísimo en escenas como las reuniones con los jefes finlandeses.
---
TRÁILER DEL FILME EN YOTUBE.COM