viernes, agosto 17, 2007

EXTRANO, EL (L,équipier) (Francia, 2004) Drama

Director: Philippe Loiret.
---
Intérpretes Principales: Sandrine Bonnaire, Philippe Torreton. Grégori Derangère. Émilie Dequenne, Anne Consigny. Martine Sarcey.
---
Argumento: Una joven llega de la ciudad a su pueblo costero de la región bretona, en la isla de Quessant, en Francia, para hacerse cargo de la venta de su vieja pero aún habitable casa.
Desde su ventana se ve el faro donde su padre trabajó durante muchísimos años. El falleció hace diez años y su madre recientemente, por lo que decide desprenderse de ella.
La noche anterior a la venta, lee un libro que ha llegado a la casa, cuyo autor es un para ella desconocido.
Junto a su vieja y querida tía se recordará lo que sucedió cuarenta años antes, cuando un extraño llegó al pueblo para trabajar como farero.
El hecho de no ser bretón, junto a que ocupa el puesto que, según ellos, correspondía al hijo de uno de los fareros, desencadenará el ninguneo, desprecio y odio hacia el forastero. Solo tendrá el apoyo, incluso sentimental, de la esposa del farero que le da cobijo y que es el padre de la joven que muchos años después desea vender la casa.
---
Mi opinión: Interesante y bastante entretenida película francesa, dirigida con mimo aunque no demasiada imaginación por Philipe Loiret, para mi un desconocido realizador.
Está narrada de forma clara y el interés va aumentando según pasan los minutos y conocemos más detalles del extraño que ha llegado al lugar "más apartado del mundo", como se dice varias veces durante el film.
La orografía de lugar, así como las costumbres e idiosincrasia de los habitantes, se convierten en protagonistas de lo que va sucediendo paulatina
mente. Y el mar, casi siempre enfurecido, amenazador, que sin el faro del lugar podría ser la tumba de buen número de personas.
El ritmo es el adecuado para combinar escenas de tensión dramática, junto a intimistas, donde las miradas y silencios, así como pequeños detalles
en los objetos de las casas.
La historia de amor, de vital importancia, se presenta in-crescendo, con tacto y sentimiento.


A que el film se haga ameno, ayuda el buen trabajo actoral de todo/as lo/as intérpretes, sobre todo del matrimonio compuesto por Philippe Torreton y Sandrine Bonnaire, ambos estupendos y muy bien ajustados en sus respectivos papeles.
En cuanto al co-protagonista, Grégore Derangère, tal vez se le deba achacar que no cambia casi nunca de cara. Se dirá que es por su personaje introspectivo, pero lo cierto es que no abundan en él los matices.

Buenos momentos, como todo lo que acontece en la fiesta del 14 de julio, y un final, la última escena, en verdad emotiva.

En resumidas cuentas, que no creo que se trate de un excelente trabajo cinematográfico, aunque el apartado técnico sea exquisito, como la excelente música de Nicola Piovani, pero tiene un aroma agradable y no se arrepiente uno/a de haberla visto
.

---

---