martes, septiembre 18, 2007

TEATRO: SALIR DEL ARMARIO

Autor: Francis Veber
---
Versión: Juan José Arteche
---
Dirección: José Luis Sáiz
---
Intérpretes: José Luis Gil, Laura Pamplona, Paco Casares, Fernando Albizu, Guillermo Romero, Miguel Arribas, Cristina Juan, Juan Echenique
---
Argumento: Piñón es un hombre gris y afabel, que trabaja en una fábrica de preservativos y un día oye una conversación donde se habla de una reducción de personal, entre los que está él.Abocado al despido y abatido por el abandono de su mujer hace ya dos años, intenta suicidarse. En ese momento conoce a un vecino, ya adulto, que le comenta un plan: que se haga pasar por homosexual y así impedir su despido, al creer que dicho despido sería políticamente incorrecto para la empresa.
El plan surge efecto y se sale con la suya. Seguirá trabajando en la empresa, pero entonces los demás comenzarán a tratarle de forma muy diferente, y él también cambiará su carácter
.
---
Mi opinión: Entretenida pero bastante menor comedia, donde se reflejan, de forma un tanto exagerada (a propósito, supongo, aunque con fondo eminentemente realista) los comportamientos sociales hipócritas en las relaciones humanas. Sobre todo cuando tienen relación a personas de comportamiento y tendencias sexuales “políticamente incorrectas”, aunque hoy en día, precisamente sean correctas, al menos en el exterior de la sensibilidad, en lo que se ve a simple vista. Muy distinto es el fondo del pensamiento humano, donde siguen sin ser aceptadas dichas tendencias y se reprochan cuando no algo peor, aunque no se confiese abiertamente (de boquilla todos respetamos las tendencias de los demás, pero en el fondo....).
De todo y de algo más se habla en esta comedia, que puede ser positiva en ese aspecto, al reflejarse dichos comportamientos hipócritas, y el espectador pudiera reflexionar y cambiar sus tendencias hacia dichas personas. Pero me temo que eso no ocurra, como no sucede en el cine. Las películas, así como las obras de teatro poco pueden hacer al respecto si no cambia el alma humana.
En cuanto a la obra en sí, que me he enrollado mucho, pues aunque se pasa el rato y de vez en cuando se ríe uno/a, la verdad es que no se trata de una buena obra, o al menos no la forma de representarla. Tiene un ritmo opaco, algunos desequilibrios en su interés y el divertimento es algo insustancial.
Una obra irregular, desigualmente interpretada (bien Guillermo Romero, buen actor de doblaje, y muy bien y simpático su personaje Fernando Albizu) y el resto, de todo un poco.
Como digo, hay algunos minutos nada relevantes, pura paja y otros, en cambio, conseguidos, pero en líneas generales, la representación que yo vi (quizás haya que tener en cuenta que cuarenta minutos después tenían otro pase) adoleció de ritmo, siendo por tanto un mero pasatiempo, sin más relevancia.
Para ver y olvidar de la misma.

2 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Por lo que comentas, no conocía el film, parece ser una de las que hay que pasar por alto. Saludos!

travismagee dijo...

Hola, Budokan,

No es un film, sino una obra de teatro, como escribo al comienzo, en el título.
Supongo que te refereriás pues lo habrás leído por ahí, a la película que el propio Veber adaptó sobre su obra de teatro.
Pero de lo que yo hablo es de esta última en versión española.

Un abrazo.

Travis (Iñaki)