domingo, octubre 21, 2007

FIRST SNOW (Primera nevada, la)(USA, Alemania; 2006) Intriga, Fantástico

Director: Mark Fergust
---
Intérpretes principales: Guy Pearce, Piper Perabo, William Fichtner. J.K. Simmons, Shea Whigham. Rick Gonzalez, Jackie Burroughs.
---
Argumento: Un comercial, bastante chulín, engreído y fantasma, tiene una avería en el motor de su coche, por lo que se detiene en un lugar más bien de mala muerte, en medio del desierto.
Allí, para pasar el rato, se dirige a un adivino y le pide que le lea el futuro, de cachondeo, claro.

El hombre le dice unas cuantas cosas, más bien livianas, pero esp
eranzadoras para su futuro económico, cuando siente (le tiene cogido por la mano) algo que le aterra.
Preguntando, le dice que no le queda mucho tiempo de vida, pero que no tiene nada que temer, hasta la primera nevada.

El comercial le tacha al adivino de "vendedor" y mentiroso, pero poco después, algunas de las cosas que le predijo comienzan a cumplirse.
Con la mosca detrás de la oreja, querrás saber más, pero no lo logrará, con lo que comenzará a obsesionarse con un antiguo amigo que acaba de salir de la cárcel tras tres años
.

---
Mi opinión:

"¿Qué ha visto Ud.? - Que no le queda mucho de vida, pero que no debe temer nada hasta la primera nevada. - ¿Hasta la primera nevada? Entonces me iré a vivir a Florida".

Bastante interesante sobre el papel, contiene todos los elementos para que se convierta en una cinta amena, muy entretenida. Sin embargo, no es así.


Tiene, como digo, elementos cinematográficos muy atractivos para el gran público: intriga, elementos de thriller, en todo momento un toque de fantasía...pero la cosa no cuaja convenientemente, quiero creer que por la inexperiencia de su director.
La idea es buena, no cabe duda, pero su resolución en imágenes deviene en un producto sin mucha fuerza, más bien lento, y que se sostiene casi únicamente en la notable interpretación de Guy Pearce, que compone su difícil
personaje con estilo, mezclando la sobriedad con la violencia dramática (la plenitud de su obsesión).
En él descansan casi todos los fotogramas y es el alma de la historia.
Pero si no fuera por él, el tinglado, me temo, se vendría abajo con cierta facilidad.
Esto es así porque resulta todo distante y algo frío, excepto la
parte final, donde todo casa en la determinación, el camino que escogerá finalmente el protagonista.
Dicha parte es muy humana y contiene hassta ternura, no exenta de melancolía.


Pero para llegar a ello tenemos que seguir una historia que por mor del guión resulta algo oscuro y no consigue motivar en exceso, más bien al contrario, hace que el espectador siga todo tranquilamente, sin azorarse, sin sentir más que la mera curiosidad humana acerca de cómo diantres terminará todo.
Y termina de forma más bien decepcionante. Me refiero a la última frase que se oye. Una frase que concluye una historia que está más que claro que debería haber dado mucho más de sí.

En resumen, que no aburre, tiene algunos buenos diálogos y algo (poco) de humor, amén de un excelente Guy Pearce, pero que no convence y puede muy bien decepcionar.

---

---