martes, octubre 02, 2007

PUBLIC ENEMY (Gonggongui jeog) (Corea del Sur, 2002) Policíaco, Psycho Killer

Director: Woo-Suk Kang
---
Intérpretes Principales: Kyung-gu Sol, Sung-jae Lee, Shin-il Kang, Jeong-hak Kim, Yong-gu Do, Kan-hie Lee, Tae-hwa Seo, Ji-ru Sung, Eun-yong Yang.
---
Argumento: Un detective de la policía ve morir a un compañero suyo que se suicida porque los de asuntos internos le están investigando por cobrar sobornos.
Se trata de un agente más bien alocado, muy valiente pero con poco cerebro, quien comienza también a ser investigado.

Además de ello, llega un nuevo jefe, hombre que les pone a todos las pilas,
dándoles collejas si es preciso, cada vez que hacen el vago.
A todo esto, una noche que, literalmente, se está cagando en plena calle, mientras nada más hacer sus necesidades se tropieza con un desconocido a quien no se le ve la cara y que lleva un impermeable pues está lloviendo a mares. Al darle el alto pues parece sospechoso, el desconocido le da un tajo con un
cuchillo cerca del ojo derecho. Tiempo después se dará cuenta de que ese hombre es el asesino de una pareja de ancianos que vivía por los alrededores.
No cejará hasta capturar al asesino, que según sospecha él es el propio hijo de los asesinados.

El policía comenzará el juego del gato con el ratón hasta que uno de los dos pierda definitivamente.
---
Mi opinión: Bastante irregular, pero definitivamente interesante film de Corea del Sur, que se inscribe de lleno en el cine policíaco y de acción, pero que también, como suele ocurrir en la cinematografía de dicho país, contiene numerosos apuntes socio-políticos, con momentos costumbristas divertidos y esclarecederos de la idiosincrasia de ese pueblo.
La historia tarda en meterse en harina, como se suele decir, y esto es lo peor de ella, que pasa aproximadamente media hora hasta que comienza a clarificarse tanto el contenido como el espíritu de lo que se pretende narrar.
En dichos minutos todo es deslavazado, sin nexo de unión claro, y que incita a la incomprensión de la cinta.
Sin embargo, una vez aparece la figura del asesino, un altísimo ejecutivo que lo tiene todo en la vida, pero con un índice nulo de soportabilidad del prójimo (se sabe esto desde el principio pues la figura del asesino se nos muestra claramente desde el inicio), la película adquiere forma propia, siendo en todo momento interesante y muy entretenida, gracias al ritmo impreso, la viva puesta en escena y la intriga bien medida.


No intriga por saber quién es el asesino, pues se sabe desde el comienzo, sino por cómo está llevada la historia, mezclando lo puramente policíaco, con un sano humor, donde la ternura está siempre presente.
Una ternura hacia sus imperfectos personajes, pero llenos de humanidad, como es el propio protagonista (exclente Kyung-gu Sol), un hombre bastante perdido en el mundo, que lucha por ser honesto, pese a su tendencia a caer en el crimen (sobornos, palizas gratuitas a criminales...).

En definitiva, un film imperfecto, mejorable, pero bastante disfrutable, yendo de menos a más claramente, por lo que deja un buen sabor de boca.

Estupenda fotografía.
---

---

3 comentarios:

M.I. dijo...

Espero una respuesta en mi blog. Y, un consejo, no te leas mis últimas críticas... no sé lo que me pasa últimamente, pero sí sé que éstas son malas. Muy malas.

BUDOKAN dijo...

Ultimamente el cine coreano está trayendo films muy curiosos que si bien no llegan al nivel de obras maestras nos invitan a pasar un buen rato. Saludos!

travismagee dijo...

Hola a los dos, amigos,

En relación a lo que comenta Budokan, pues es cierto, el cine coreano sube como la espuma. Tan solo le achaco ese gusto suyo por las pelis de terror, tan en boga en el cine asiático. La verdad es que ese tipo de terror no suele ser de mi completo gusto, pero bueno, si a ellos les gusta...

Y en cuanto a lo que dice m.i....pues ahora mismo no le comprendo. Me meteré en su blog, a ver porqué comenta eso...

Un saludo.

Travis (Iñaki)