lunes, octubre 15, 2007

TEATRO: CUEVA DE LADRONES

COMPAÑÍA: KANPINGAGS
---
AUTOR: STEPHEN DALÍ GUIRGIS
---
DIRECTOR: CARLOS ZABALA
---
INTÉRPRETES: Joseba Apaolaza, Asier Hormaza, Kontxu Odriozola, Ainoa Garai, Ainoa Aierbe, Itziar Ituño, Patxi Barco, Cándido Uranga (en esta ocasión no trabaja), Asier Sota.
---
ARGUMENTO: Una cleptómana habla con su asesor, un excomedor cumpulsivo.
Tratan, mutuamente, de darse ánimos para afrontar la situación e ir a una reunión de gentes con problemas antisociales.
En esto que aparece el exnovio de ella, un bruto de mucho cuidado, y muy celoso, que tras mosquearse con el ex comedor compulsivo, les habla de un golpe que trata de dar.
Un golpe sencillo por el que se harán con 750.000 dólares del ala. Están en la caja fuerte de una sala de fiestas y no pertenece a la Mafia, ni nada parecido...o eso cree él.
Al final les convence y la cosa no sale demasiado bien dada su manifiesta incompetencia.
---
MI OPINIÓN: Muy irregular comedia, bien interpretada por todo/as, pero de desigual interés.
Comienza francamente bien, con el chispeante e inteligente diálogo entre el ex comedor compulsivo (excelente y de clarísima dicción el getxotarra Asier Hormaza), con la cleptómana.
Son momentos muy divertidos, que sigue con la jocosa aparición de un simpatiquísimo por su brutalidad e ingenuidad, Joseba Apaolaza. Momentos después aparece la actual novia de este, una sensual Ainoa Aierbe y la cosa funciona francamente bien, aunque el final de esta escena se alarga bastante, con lo que el ritmo se rompe un poquillo.
No obstante, el interés no se ha mermado y estamos a la espera de la resolución del golpe. Y en la escena siguiente vemos con francas risas lo que ha sucedido...como no podía ser menos dada la ineptitud de la poco lista banda de ladronzuelos.
Es ahí donde la obra pierde fuelle, poco a poco, a medida que avanzan los diálogos. No es que haya buenos momentos, pero lo cierto es que se hace repetitivo y el ritmo no es el adecuado, tal vez porque estamos al inicio de las representaciones de esta obra y estar todavía en fase de perfeccionamiento.
Es cuestión de pulir algunos momentos muertos, simpáticos, pero carentes de verdadero interés.
De todas formas, el discurso de cada uno/a de los componentes de la banda, para tratar de salvar su vida, tiene chispa, sobre todo en las disertaciones de la sexy y de la honesta. Cada una aporta sus ideas acerca de cómo sería el mundo sin ella y lo que aportaría su muerte a los demás, de forma completamente opuesta, pero complementarias en el fondo, por muy distintas que parezcan desde el punto de vista ético.


No obstante, que nadie crea que son momentos serios. Ni hablar, en seguida surgen otras argumentaciones con tal de salvar la piel que causan, al menos, la sonrisa en el espectador.
En la última parte, y por arte de birlibirloque, surge la sorpresa en modo de “identidad cultural”, que no obstante supongo que se lo han sacado de la manga los componentes de la obra, o al menos el director. No creo que el autor de la obra haya escrito todo lo que atañe a lo relativo a los vascos.
En fin, que se trata de una obra que logra su sano propósito de hacer unas risas, pero que es irregular en el ritmo e interés.
La pena y peor es que va de más a menos, por lo que no vendría mal que se ajustaran algunos puntos para que en representaciones posteriores desaparezca la sensación de insatisfacción (en lo que a mi respecta, claro).

4 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Hola, siempre me gusta leer sobre teatro porque la verdad me considero un inexperto en ese área. Saludos!

travismagee dijo...

Hola, Budokan,

Un cordial saludo.

Travis (Iñaki)

Patxi Barco dijo...

Hola, buscando en la red cosas relativas a mi compañia de teatro, Kanpingags, me he encontrado con tu Blog y he tenido la oportunidad de leer tu critica a "Cueva de Ladrones" magnifica, seria y respetuosa pero sobre todo acertada. Muchos criticos digamos "oficiales" deberían aprender de tí. ¿No das cursillos?Gracias y un abrazo.

travismagee dijo...

Hola amigo Patxi,

Un poco tarde mi respuesta, pero es que hasta ahora no la había leído.
Ya sabes cómo es esto de los blogs, cuando ha pasado un tiempo, de lo que no es actualidad ni nos acordamos a veces. Pero no ha sido por falta de respeto o así.
Me alegro que no te parezca mal mi comentario. Sobre todo es respetuoso, o más que respetuoso, sincero. Es lo que a mí me pareció al verla y así lo he descrito. Pero por supuesto que no estoy en posesión de la verdad absoluta. Delante de mí estaba un grupo de chicas (bueno, entradas en añitos más bien) y no pararon de descojonarse. Así que...
Pero me pareció muy simpática y estupendamente interpretada. Y estoy seguro de que con el paso de las representaciones habrá mejorado. Y no lo digo porque me hayas leído a mí y me hayas echo caso, sino porque eres un profesional como la copa de un pino y supongo que ese día estarías allí y algo verías que no encajaba como un guante. O quizás creyeras que sí y todo ha seguido como hasta ahora y creas que está bien. Si ese es tu punto de vista, yo no tengo nada que objetar. Eres el que manda y el público siempre tiene razón y si se descojona viendo la obra (lo certifico: se descojona) pues mejor que mejor.

Un abrazo y sigue así, que con gente como tú por lo menos podemos ver teatro, que es algo que pudiera ir desapareciendo con el paso del tiempo dada las inquietudes culturales de los políticos y mangantes varios de nuestra sociedad.

Agur bero bat.

Travis (Iñaki)