martes, enero 15, 2008

CHINOS Y MINIFALDAS (Sarg bleibt heute zu, Der) (Morte in un giorno di pioggia) (España, Italia, Alemania del Oeste; 1968) Aventuras

Director: Ramón Comas
---
Intérpretes Principales: Adrian Hoven. Barth Warren. Gérard Landry. Teresa del Río, Lilia Neyung. Karin Feddersen. Wolfgang Preiss.
---
Argumento: Una facción criminal china está intentando un plan diabólico: inyectar al Secretario de la Naciones Unidas, el ácido dexoxirribonucleico de otro hombre más inteligente si cabe, para que, en la reunión más importante del año, en el que hablará de la situación mundial, diga lo que ellos le ordenen.
Para lograr sus malsanos propósitos no dudarán en asesinar y secuestrar a quien se le ponga por delante.
Pero dos apuestos y valientes agentes franceses, lucharán por abortar el plan, luchando a diestro y siniestro con los cientos de chinos que salgan a su paso.
Aunque mientras tanto también tengan tiempo para enrollarse con bellísimas mujeres
.
---
Mi opinión: Adaptación de una de aquellas novelas baratas y entrañables de la editorial Bruguera, en esta ocasión, de Keith Luger, nacido Miguel Olivero Tovar. Escritor que en las épocas duras, junto a Marcial Lafuente Estefanía y algunos otros (Silver Kane...), hicieron pasar mejor el rato en una época difícil, con carencias de todo tipo (mi padre las devoraba).
Se trata de una tontería de tomo y lomo, simpática algunas veces, gracias a un entrañable humo tontorrón y un ritmo donde se alternan los golpes, tiros y explosiones, con la aparición de un sinfín de bellísimas chicas, todas ellas con una piernas de escándalo.


El guión, un disparate, tal, supongo, como era la novela.
Lo mejor es la fotografía, de Eloy Mella, sobre todo en los momentos cuando cambia los colores, según dónde esté situado el personaje que contempla la escena.
No obstante, la peli es una chorrada y aunque comienza más o menos bien, se la va el fuelle enseguida, siendo el resto mediocre a más no poder, y con una total y desinhibida ausencia de cualquier ridículo. Esto, que podría parecer muy malo, es una nota positiva, pues sólo así se puede disfrutar algo de esta entrañable y tonta película.
Una gansada.

3 comentarios:

Antonio dijo...

¡Cordiales saludos de un articulista amigo en la Coctelera!. Tiene su encanto y gracia, que hace poco, hablaba con uno de mis hermanos, sobre nuestras entrañables sesiones dobles en cine de barrio y recordamos, entre otros, al Santo,el Enmascarado de Plata, las de romanos y salió alguna de espionaje, serie B, como esta y la de OSS117. ¡ Qué bueno compartir vivencias y recuerdos, en afectuosa compañía ! ¡ Felicidades por tu estupendo artículo y traerme gratos recuerdos ! ¡ Saludos y hasta otra ! Antonio Ayala

travismagee dijo...

Hola, amigo Antonio,

Siento haber tardado un tanto en responderte, pero hasta ahora no había podido leer tu entrañable comentario.
Y tienes toda la razón del mundo. Esta clase de pelis, más bien malillas, sirvieron, primero para hacernos pasar de pequeños grandes momentos de entretenimiento. Y segundo, que forman parte del cine visto por uno a lo largo de la vida, ¡leñe!. Y, claro, hay que respetarlos (aunque se hable luego algo mal de ellas, que esa es otra).
En fin, que vivan estos títulos, aunque sean más bien chungos desde el punto de vista estrictamente cinematográficos.

Un cordial saludo, amigo.

Travis (Iñaki)

oliver51_9@hotmail.com dijo...

Llevo buscando este titulo desde hace ya 20 unos a_os, hay alguna manera de conseguirla?