martes, febrero 19, 2008

ÚLTIMO DESTACAMENTO, EL (Last outpost , the) (USA, 1951) Western

Director: Lewis R. Foster
---
Intérpretes Principales: Ronald Reagan, Rhonda Fleming. Bruce Bennett. Bill Williams. Noah Beery Jr.. Peter Hansen. Hugh Beaumont. Lloyd Corrigan.
---
Argumento: Durante la Guerra de Secesión norteamericana, un grupo de "rebeldes" confederados se dedica a entrampar a cuantas patrullas nordistas les salgan a su paso. Les roban las armas y uniformes.
Aunque no sobrepasan el centenar, son rápidos y astutos y están comandados por un hombre nacido en el Norte pero que llegada la contienda, se puso de parte del Sur.
Su hermano, empero, lucha por el Norte y, por casualidad, conoce a la antigua novia del hermano rebelde, una hermosa joven.
Los tres se encontrarán en San Gil, un poblado cercano a la tribu de los apaches, que están siendo conminados a que luchen a muerte contra los confederados. Pero los dos hermanos son partidarios de que se queden al margen de la lucha entre los hermanos blancos.
Sin embargo, el valeroso y fiero guerrero Jerónimo es atrapado y llevado a la cárcel de San Gil.
Si le dejan escapar, los apaches, con el cruel Cochise a la cabeza, no lucharán contra los blancos, si no....
---
Mi opinión: Algo tedioso western, que tiene en su primer tercio su mejor bagaje, ya que, poco a poco, va perdiendo el no muche fuste que tenía, para ser en su parte central, bastante aburrido gracias a su apatía y falta de brío.
Menos mal que sus últimos minutos, con la lucha entre los blancos y los indios está bien filmada, con buenas escenas de acción.
Pero para llegar a ella hay que aguantar un buen minutaje lleno de tiempos muertos, diálogos insustanciales y mediocridad al máximo. En esta parte, solo Lloyd Corrigan, como el funcionario del Gobierno enviado a las peligrosas tierras, pone algo de salsa, con momentos de humor, algo ingenuos pero agradecidos.


Se trata de un western de serie B protagonizado por el futuro Presidente de Los Estados Unidos Ronald Reagan, pero aún así podría haber tenido algo más de sustancia y haber sido agradable.
Así, tal y como ha quedado, es para olvidar cuanto antes, aunque no moleste, pero no aporta nada de nada al célebre género del western y además aburre en gran medida.
Menos mal que la fotografía es bonita y Rhonda Fleming, como siempre, está preciosa
.