lunes, junio 23, 2008

HOMENAJE: JEAN DELANNOY: EL IMPERIO DE LOS CANALLAS (Soleil des voyous, le) (Francia, Italia; 1967) Negro


El pasado día 18 de junio falleció a la edad de 100 años, el director francés Jean Delannoy.
Había nacido el 12 de enero de 1908 en Noisy-le-Sec, Seine-Saint-Denis, Île-de-France (Francia).
Comenzó su carrera en el cine como actor, allá por los lejanísimos años 20 del siglo XX.
En los 30 dirigió cortometrajes, donde adquirió una excelente reputación.
En los años 50 dirigió melodramas y epopeyas, siendo sus éxitos más conocidos "La Sinfonía Pastoral", y "El Jorobado de Nôtre Dame", con Anthony Quinn y Gina Lollobrígida.
De toda su filmografía (no muy extensa) solo he visto dos films. Uno "El comisario Maigret" (pinchar aquí para leer comentario), del que hablo en mi página web pelisignaciobilbao.
A lo largo de su carrera tocó muchos géneros, incluido el género negro, como por ejemplo la película que a continuación comento: "El imperio de los canallas".
---
IMPERIO DE LOS CANALLAS, EL (Soleil des voyous, le). 1967. Negro
---
Intérpretes Principales: JEAN GABIN, ROBERT STACK, MARGARET LEE, Jean Topart, Suzanne Flon, Lucienne Bogaert.
---
Argumento: Un grupo de hombres trata de conseguir "el robo perfecto".
Uno del ellos llevaba 15 años alejado de su oficio de atracador de bancos, pero, cuando un antiguo colega aparece, no puede resistir la tentación de un nuevo golpe.
Todo está medido al detalle, pero...
---
Mi opinión: Entretenida película, beneficiada por la estimulante presencia del estadounidense Robert Stack (recordado para siempre como Elliott Ness), todavía en buena forma física.
Es una de esas películas sobre robos perfectos, realizada con exquisito gusto francés, aunque con poca imaginación.
Jean Delannoy, exquisito en sus filme de pasiones interiores, plasma con eficacia pero no mucha emoción, una intriga bien llevada desde el punto de vista guionístico, donde nada falla, pero tampoco trasciende demasiado.




Lo mejor, sin duda alguna, es su extraordinario elenco interpretativo, con un Jean Gabin ya bastante mayor y excelentes característicos del cine francés e italiano.
Gusta mientras se ve y luego se olvida con cierta facilidad
.