martes, julio 15, 2008

AN AMERICAN CRIME (USA, 2007) Drama. Nota media de la encuesta: 6,66

Director: Timothy O' Haver
---
Intérpretes Principales: Catherine Keener, Ellen Page, Ari Graynor, Hayley McFarland, Nick Searcy, James Franco, Romy Rosemon.
---
Argumento: El 26 de octubre de 1965, se destapa un oscuro y muy cruel caso de abusos físicos y mentales, en la persona de una chica de 16 años.
Sus padres les dejaron, en principio por un mes, a ella y a su hermana pequeña, en la casa de una prácticamente desconocida mujer, madre de una buena prole de niños.
Creen que estarán a salvo pues se llevan muy bien con los hijos, pero lo que no saben es que la mujer es una persona trastornada, que tiene una muy particular forma de educarles, y exageradamente estricta.
Pronto los problemas comenzarán a causa de los celos de una de las hijas mayores.
---
Mi opinión: Estimable recreación de un hecho vergonzoso, ocurrido en el año 1965 en Los Estados Unidos, en un lugar de los popularmente llamados "América Profunda!".
Unos hechos crueles que causan indignación en el atónito espectador, que porque sabe que la cinta está basada en hechos reales, que si no, no se podrían creer.
El film es un drama en toda regla, pero que va más allá de la mera exposición de unos hechos sangrantes, absurdos si se reflexiona, pero que nos lleva a descubrir la moralidad de Los Estados Unidos hace cuarenta años, donde en pequeños pueblos el qué dirán, los secretos "inconfesables" de la gente sencilla, la represión sexual y/o la falta de perspectivas de mejora social, se ponen de manifiesto con una virulencia insoportable.




La película, desde el punto de vista estrictamente cinematográfico, no es muy allá, estando claramente supeditada a las excelentes interpretaciones de sus actrices, todas ellas brillantes, destacando personalmente no a sus dos protagonistas, Catherine Keener y Ellen Page (ambas estupendas), sino a Ari Graynor (a la izquierda en el primer fotograma), que compone una Paula envidiosa y rencorosa, que descubre tarde y mal lo que en verdad está ocurriendo.



En definitiva, un film estimable en la traslación a la pantalla grande de un hecho que causó indignación en el ciudadano de los sesenta, donde quizás su director, Tommy O´Haver, peca en alguna ocasión de efectismo gratuito, como un falso semifinal, que se ha sacado de la manga para hacer sufrir más al espectador. Francamente no era necesario regodearse en el sufrimiento expuesto. Todo lo visto anteriormente a esa larga escena, había expuesto claramente la terrible situación.