viernes, julio 11, 2008

SU MILAGRO DE AMOR (Enchanted Cottage, the) (USA, 1945) Romántico. Nota media de la encuesta: 7

Director: John Cromwell
---
Intérpretes Principales: Dorothy McGuire. Robert Young. Herbert Marshall. Mildred Natwick. Spring Byington. Hillary Brooke. Richard Gaines.
---
Argumento: Laura es una joven poco agraciada, que vive en una pequeña casa de campo apartada del resto del mundo y cobijada por una buena mujer que perdió a su marido en la I Guerra Mundial.
Nadie se fija en ella y tan sólo tiene como amigo un célebre pianista invidente, que suele pasear por los alrededores con su sobrino, un avispado niño que le sirve de guía.
Un día llegan Oliver, un apuesto piloto, y su prometida que quieren alquilar la casa para pasar su luna de miel.
Es costumbre escribir en el cristal de una de las ventanas los nombres de la pareja, pero como no están aún casados, no es posible.
El piloto y Laura hablan y se hacen amigos, pero el tiempo pasa y Oliver debe partir como piloto a luchar en la II Guerra Mundial.
El tiempo pasa y nada se sabe de él, hasta que un día aparece Oliver para quedarse una temporada en la casa. Se ha hecho taciturno, triste y poco amigable, a raíz de un mal combate que le ha dejado cicatrices por todo su rostro, volviéndole casi irreconocible
.
---
Mi opinión: Vista hoy en día (17-5-8), una increíble película romántica de corte fantástico…o algo así.
Y si digo increíble es por dos motivos. El primero que el argumento así lo es, debiendo contar con la aceptación de antemano del espectador, no en vano cuanto ve y oye se escapa fácilmente a la lógica pura. Y el segundo motivo es que, gracias al buen hacer de su realizador, el experimentado John Cromwell, acaba por ser increíble…mente hermosa, dulce, tierna y arrebatadora.
Gracias a un excelente guión de Dewitt Bodeen y Herman J. Mankiewicz, que plasman sutilmente el espíritu de la obra de Arthur Wing Pinero, "Su milagro de amor" acaba por ser un milagro cinematográfico, que fascina y emociona a partes iguales, hasta acabar por rendir al espectador más descreído.



El milagro que opera el amor puro, por encimas de consideraciones terrenales, donde la incomprensión y el egoísmo no logran mellar el cariño entre dos seres absolutamente entrados el uno al otro.
Cromwell mueve sus bazas, más bien escasas en número, con sensibilidad extrema, hasta llegar a emocionar de veras, con maravillosas escenas como la pareja bajando las escaleras hacia su amigo invidente, prestos a explicarles el milagro en ellos operado, o la entrevista del protagonista con su madre y padrastro al final.
Una escena larga, inmisericorde, que no obstante refuerza aún más el amor entre los amantes.
Película tierna y dura a la vez, deja una honda huella al final de su visión, gracias a la delicadeza de su exposición, a la maestría de la realización y a aspectos como las excelentes composiciones de
todos los intérpretes o la preciosa música de Roy Webb.
Una cinta a contracorriente de cualquier época, sobre todo de la actual, principios del siglo XXI, que tanto adolece de virtudes despojadas de la miserabilidad humana
.