martes, septiembre 30, 2008

BOY IN THE STRIPRED PYAMAS, THE (Niño con el pijama de rayas, el) (UK, USA; 2008) Drama. Nota media de la encuesta: 5,28

Director: Mark Herman
---
Intérpretes Principales: David Thewlis, Asa Butterfield. Attila Egyed. Vera Farmiga. Béla Fesztbaum. Rupert Friend. Sheila Hancock. Gábor Harsai.
---
Argumento: Berlín, 1942.
Bruno tiene nueve años y desconoce totalmente el significado de la Solución Final y del Holocausto.
No es consciente de las pavorosas crueldades que su país está infligiendo a los pueblos de Europa.
Todo lo que sabe es que su padre ha ascendido en su trabajo y que ha pasado de vivir en una confortable casa de Berlín a una zona aislada en la que no hay mucho que hacer y sobre todo nadie con quien jugar.
Pero todo cambia cuando conoce a Shmuel, un chico que vive una extraña existencia paralela al otro lado de la alambrada y que, como todos los que habitan allí, viste un uniforme similar a un pijama de rayas.
La amistad de Bruno con Shmuel marcará el fin de su inocencia infantil.
Sus encuentros secretos desembocan en una amistad
.
---
Mi opinión: Correcta adaptación del bestseller de John Boyne, metido aquí a co-productor, bien para llevar un marcaje férreo de su obra, o bien para ampliar, si es posible, los pingües beneficios que le dió la obra literaria, milloritarimante leída en todo el mundo.
Y es que la novela es un placer para los sentidos, donde los dos protagonistas principales, dos ñiños, actúan sin complejos, sin prejuicios, abiertos de mentes.





En el film quizás no se muestre en toda su intensidad tales elementos, quedándose todo en un muestreo de ciertos comportamientos que van de lo delicado a lo abominable, donde los silencios prevalecen sobre los hechos y donde solo al final comprendemos la terrible consecuencia de la gratuita maldad humana.
Y es ahí, el final, lo que ennoblece una más bien apagada película, que no aburre, pero tampoco emociona.




Se filma sin intensidad dramática, con tan solo algunos apuntes dramáticos que nos hacen ver que detrás de todo lo que vemos se esconde algo maldito, algo incierto que poco a poco van atisbando algunos atribulados y más bien ingenuos personajes (incluida la madre del niño, que ya debería saber a esas alturas de qué va todo).
Terrible tercio final, que sí aturde y azora, aunque contenga una más bien molesta música, estridente, que a veces parece ruído.
En líneas generales, honesto y digno trabajo, pero totalmente impersonal que no va más allá de un espeluznante final que ojalá invite a la reflexión
.