viernes, septiembre 05, 2008

SEÑORITA EN DESGRACIA (A Damsel in Distress) (USA, 1937) Comedia Musical. Nota media de la encuesta: 6

Director: George Stevens

---
Intérpretes Principales: Fred Astaire, George Burns. Gracie Allen. Joan Fontaine, Reginald Gardiner. Ray Noble.
---
Argumento: Una joven heredera británica, aristócrata, va en busca del hombre del que se ha enamorado, a pesar de no concerle casi nada, y se traslada a Londres.
Allí, por casualidad, conocerá a un cantante y bailarín famoso, que causa desmayos en las féminas.
Por una serie de equívocos, el hombre cree que la joven se ha enamorado de él, por lo que le busca en el casillo propiedad de la familia de la muchacha. Allí no será bien recibido al ser un plebeyo
.
---
Mi opinión:

"- ¿Qué día es hoy?
- No sé.
- Pues mira el periódico que tienes encima de la mesa.
- ¡Ah, lo siento! No sirve este periódico pues es el de ayer
".

Simpática comedia musical, dirigida por nada menos que George Stevens, uno de los grandes, y autor de un buen ramillete de excelentes filmes.
En esta ocasión, quizás un tanto alejado de sus géneros favoritos, consigue un estimable producto, amable, lleno de entrañables personajes, y unos (no muchos) brillantes números musicales, destacando el largo que tiene lugar en la casa de la diversión, y que consiguió el Óscar a la mejor coreografía (ver en el vídeo de YouTube, que adjunto al final).
El humor es desigual, pareciendo hoy en día (12-7-8) un tanto antiguo, muy ingenuo y blando, pero es que el argumento así es y la intención de los guionistas fue, como en tantas ocasiones en el mismo género y años de producción, hacer reír y sonreír al espectador, principalmente estaoudinense, mientras veía las maravillosas coreografías creadas para gentes como Fred Astaire, Ginger Rogers y/o Gene Kelly.




En esta ocasión, acompañan felizmente a Fred Astaire la para mí desconocida y simplemente genial Gracie Allen y el siempre seguro George Burns. Entre estos dos últimos tienen lugar las mejores escenas de humor, con diálogos simpatiquísimos a cargo de las continuas meteduras de pata de Gracie, la despistada secretaria que trabaja para ellos al ser su padre "El productor del primer trabajo del bailarín".
Amena cinta, más para los incondicionales del cine musical, pero bonita para toda clase de público, y con momentos desternillantes, como cuando el jefe de los criados de la mansión no puede reprimir sus instintos "operísticos", y se pone en el jardín a cantar como un loco una preciosa aria
.