domingo, octubre 05, 2008

LIMON TREE (Etz Limon) (Limoneros, los) (Israel, Francia, Alemania; 2008) Drama Político. Nota media de la encuesta: 7


Director: Eran Riklis
---
Intérpretes Principales: Hiam Abbass, Ali Suliman, Doron Tavory, Rona Lipaz-Michael, Tarik Copti.
---
Argumento: Salma, una viuda palestina, decide librar una batalla contra el ministro de Defensa de Israel, cuya casa linda con su campo de limoneros, en la frontera entre Israel y los Territorios Ocupados.
La policía no tarda en decretar que los árboles de Salma representan una auténtica amenaza para el ministro de Defensa y su familia, y ordena que se talen.
Pero Salma decide luchar para salvar sus árboles y su vida
.
---
Mi opinión: Francamente buena co-producción entre Israel (principal valedora), Francia y Alemania. Estos dos últimos países no cabe duda de que han contribuido, sobre todo, para una mayor y exitosa distribución mundial de este film, llegando a estrenarla, con muchísimo éxito (Ganadora del Premio del Público), en la última Berlinale.
Se trata de un valiente y honesto film donde el drama puramente humano está íntimamente unido al socio-político de un territorio castigado por la mezquindad humana, campando por sus respetos la humillación diaria a los honrados ciudadanos, que deben tragar carros y carretas para "salvaguardar" la paz de la región.

Una dura lucha diaria de una viuda de buen ver todavía, que posee unos limoneros, justo frente a la nueva ubicación de un alto cargo político-militar israelí.
Una lucha desigual contra las injustas leyes israelíes, capaces de expropiar cuanto le venga en gana, a cambio de un pequeño puñado de billetes, nunca aceptados por los palestinos.
La mujer, todo determinación y dignidad, junto a su joven abogado, emprenderán una férrea lucha legal que les llevará nada menos que al Tribunal Supremo.
Pero el film tiene más connotaciones, que la hacen especialmente atractivas, como los problemas sentimentales de dos mujeres, aparentemente muy distintas, pero que en el fondo adolecen de las mismas carencias de amor, respeto y cariño.








La israelí, teniendo que estar siempre bajo el mandato y maneras de su marido, y la palestina, sin poder dar rienda suelta a sus verdaderos sentimientos de afecto humano, por seguir la tradición de sus vecinos y familiares.
Todo ello narrado de forma tranquila, que no lenta, sobriamente, y con unas excelentes interpretaciones y sencilla puesta en escena, no exenta de registros de cámara que denotan la soledad y recíproco respeto de/entre las dos mujeres o los afectos castrados de los enamorados.
Sencillez en la puesta de escena, pero profundidad en los sentimientos, gracias a una buena dirección de un realizador israelí que se ha basado en diversos casos reales acontecidos en los territorios ocupados.
Merece la pena, aunque técnicamente no sea una maravilla. Pero contiene verdad por los cuatro costados y fomenta la reflexión.
Las últimas escenas, de gran dureza y significado.