jueves, julio 16, 2009

AMERICAN DREAMZ (Salto a la fama) (USA, 2006) Comedia. Valoración: 6,60

Director: Paul Weitz
---
Intérpretes Principales: Hugh Grant, Dennis Quaid, Mandy Moore, Willem Dafoe. Chris Klein. Jennifer Coolidge, Sam Golzari. Marcia Gay Harden.
---
Argumento: Martin Tweed, el engreído, engrandecido e inseguro presentador, siempre está a la caza y captura de alguna otra celebridad instantánea a la que explotar.
Ha hecho de todo para mantener su dominio sobre una conciencia nacional obsesionada por los "reality shows", y su férrea determinación está a punto de llegar todavía más lejos.
Esta temporada, Martin Tweed ha encontrado una maravillosa cosecha de candidatos para su programa, entre los que se encuentran Sally, una astuta magnolia de acero adorada por novio, un ex soldado no muy listo, y Omer, un incompetente supuesto terrorista que se pierde por las sintonías musicales de los programas.
La popularidad del presidente de Estados Unidos ha caído en picado y Martin Tweed consigue convencer a sus asesores para que se una al programa en calidad de juez invitado
.
---
Mi opinión:



"Con unas cifras conmo estas debería ser el día más feliz de mi vida, ¡y tú quieres que me preocupe proque no te hago feliz!".

Entretenida comedia que pretende ser una sátira sobre diversos temas de candente actualidad, no solo yanquis, sino mundiales.
Por ejemplo, la televisión basura que, pretendiendo dar una oportunidad a gente que desea ser famosa, saca a relucir sus miserias y ambiciones, para que las vea todo el país.
También el aspecto político, sobre todo en lo que concierne a la política internacional, se pone en solfa, por medio (lo más conseguido del filme) de un Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, bastante bobo y simplón, que demuestra, tal y como dice él mismo: que cualquier tonto puede llegar a ser el Presidente de los Estados Unidos. Una afirmación que, con algunas reservas, se confirma de vez en cuando (el Presidente de la película es un claro trasunto del actual Presidente George W. Bush).





Sin embargo, y a pesar de que se echan puyas y críticas veladas a dichos comportamientos y actuaciones, lo cierto es que, finalmente, no convence.
Hay, en medio de algunos aciertos, bastante puerilidad y falta de profundidad. Y ello sucede porque se ve a la legua que lo que más interesa es la comedia, una comedia que se supone quiere hacer reír, pero no siempre lo consigue.
Existen buenos gags y acertadas escenas (prácticamente todas las que sale un estupendo y divertido Willem Dafne), pero también otros faltos de chispa a pesar del esfuerzo físico de sus intérpretes (el primo "alocado" del iraquí).
Bonitas canciones y una puesta en escena eficaz, para un trabajo que no debe caer en saco roto, pero que tampoco se gana el que se la recuerde por mucho tiempo, más bien por poco. Y es que, con buenos mimbres, se queda corta y no quiere llegar más allá, perdiéndose otra buena oportunidad para dar "leña al mono" como hubiera sido menester.