sábado, septiembre 26, 2009

11’e 10 kala / 10 to 11 (Turkía, Francia, Alemania; 2009) Drama. Media: 6,45



Director: Pelin Esmer.
---
Intérpretes Principales: Nejat Isler, Mithat Esmer, Tayanc Ayaydin, Lacin Ceylan, Savas Akova.
---
Argumento: Es la historia de un apasionado coleccionista, Mithat, y el conserje de la finca donde vive, Ali. Para Mithat, Estambul es tan inmenso como sus colecciones, mientras que para Ali, originario de un pueblo en el campo, se reduce a unos cuantos bloques en su entorno.
Cuando los vecinos deciden reconstruir el edificio por temor a terremotos y con el objeto de revalorizar la casa, Mithat se ve retado a pelear para salvar sus colecciones.
El edificio se convierte en el destino común de estos dos hombres que viven solos, que acabarán cambiando involuntariamente el destino del otro
.
---
Mi opinión: Pues otro interesante film dentro de la Sección Oficial del Festival de Cine Internacional de Donostia, San Sebastián 2009, que al final no convenció a casi nadie, a pesar de que no está nada mal y se pasa el rato sin aburrir al personal.
Sucede que es atractiva la historia del viejo solitario que vive en una, al parecer, ruinosa finca, y que se niega a abandonarla siendo el único vecino que no ha firmado tal hecho, precísamente el vecino número 11. Además, y esta es la particularidad del en el papel fascinante personaje, es un coleccionista de tomo y lomo que incluso elegió tal afinidad a su esposa.



Todo esto está claramente expuesto, y con ritmo quizás algo lento pero sostenido. Los hechos se van sucediendo por lo que todo tiene su importancia, pero ocurre que falta algo de pulsión dramática, algo de vida que haga que el espectador logre (porque lo intenta) involucrarse en la historia. Una historia atractiva, repito, pero narrada de forma algo sosa o más bien demasiado tranquila.
No obstante, no me desagradó en absoluto, pareciéndome digna y honesta, amén de más o menos amena, aunque ciertamente demasiado larga para lo que cuenta.
En fin, una más que no creo gane nada en el Festival, pero nunca se sabe pues tiene aciertos momentáneos y algunos felices diálogos.