jueves, septiembre 10, 2009

VLAD, PRÍNCIPE DE LA OSCURIDAD (Dark Prince, the true Story of Dracula) (USA, 2000) PSEUDO HISTÓRICO, FANTÁSTICO. Media: 6,55

Director: Joe Chappelle
---
Intérpretes Principales: Rudolf Martin, Jane March, Christopher Brand. Peter Weller. Roger Daltrey. Michael Sutton. Razvan Vasilescu.
---
Argumento: Vlad Dracul es el hijo del conde Drácula, un nobre elegido príncipe de Rumanía. Este intenta ganar la batalla para siempre a los turcos, con los que están en confrontación guerrera desde muchos años atrás.
Sin embargo, los nobles rumanos no están de acuerdo y un día le asesinan, enterrándole vivo.
Un poco antes, los dos hijos de Drácula son secuestrados y enviados al Sultán turco, el cual, tiempo después le da la libertad el hijo mayor, Vlad. Y el Sultán se queda con el hijo pequeño.
Cuando es mayor, Vlad seguirá con el trabajo inconcluso del padre, asesinando a muchos de los nobles que presuntamente tuvieron que ver con la muerte de su padre. A la vez, y sabedor de que el miedo es un arma muy eficaz, guerreará contra los turcos, implantando el empalamiento contra ellos, lo que le otorgará la fama de vengativo y cruel
.
---
Mi opinión: Interesante película pseudo-histórica realizada originalmente para la televisión, donde se narra de forma, presuntamente realista, la vida de Vlad Tepes, príncipe de Rumanía en el siglo XV, y convertido para siempre en el Conde Drácula.
Se nos cuentan sus luchas contra los turcos, su enfrentamiento con su hermano y sus amores con su bella esposa.
Una película impecable desde el punto de vista técnico y no tanto desde el punto de vista del rigor y credibilidad.








Casi todo rezuma verosimilitud, pero uno/a no acaba de creerse lo que está viendo.
Puede ser por que los acontecimientos suceden a más velocidad de lo aconsejable, pasando de una cosa a otra sin dejar mayor poso que la crudeza de alguna escena, sobre todo de las luchas contra los turcos, donde el gore está presente, viéndose algunos miembros cortados. Y los empalamientos.
Sin embargo, sí que denota sensibilidad en las escenas del protagonista con su joven esposa, sobre todo antes de contraer matrimonio.
En conjunto, es un film que no está mal, que resulta entretenido en todo momento y que hace pasar un buen rato, pero no deja un recuerdo inolvidable, más bien al contrario, por lo melifluo del guión, que no es consistente y se contenta con pasar por encima de muchos, quizás demasiados acontecimientos
.