martes, diciembre 08, 2009

D-TOX (Ojos de un asesino, los) (USA, 2002) Intriga, Psycho Killer. Media: 5,45


Director: Jim Gillespie
---
Intérpretes Principales: Sylvester Stallone, Charles S. Dutton. Polly Walker, Kris Kristofferson, Mif, Christopher Fulford, Jeffrey Wright, Tom Berenger.
---
Argumento: Un agente del FBI, antiguo policía, anda tras un criminal sanguinario que se dedica a asesinar policías.
En tres meses ha asesinado a nueve, troceándolos convenientemente.
Los antiguos compañeros del agente le echan en cara que no le atrapen, y él está molesto.
Un día, mientras investigan uno de sus asesinatos, el asesino le llama por teléfono y le dice que está en su casa. El comprende, entonces, que va a asesinar a su prometida.
Llegará tarde y se dará a la bebida tras cometer un error en el intento de atraparlo.
Tres meses más tarde y por consejo de su mejor amigo, un jefe del FBI, se traslada a las frías montañas de Wyoming para ingresar en una institución para policías que tienen graves problemas para seguir cumpliendo con sus trabajos.
El director, un antiguo policía y un grupo de unas diez personas, comienzan la terapia.
Pero un día uno de ellos se suicida. Pudiera ser, pero al de dos días hace lo propio otro.
El agente del FBI descubre con estupor que es la obra del mismo asesino
.
---
Mi opinión: Bastante medriocre película de intriga criminal, que comienza bien, para acabar bastante tristemente.
Su primer tercio, algo menos, me temo, se puede ver sin problemas, pues está bien llevada. Tiene ritmo e interés.
Sin embargo, en cuanto ingresa en la dichosa institución en medio del hielo y de la nieve, la cosa degenera en una de phsycho-killer que va dando matarile a todo pichichi (recordemos que el director es el mismo que "Ya sé lo que hicisteis el último verano"). Y claro, pretende repetir la fórmula.




Y si estuviera rodado con imaginación y buen gusto, bueno, pero no, es algo chapucera, insípida y muy vulgar.
Los personajes apenas son arquetipos sin alma, por lo que poco nos importan cómo acaben.
Pero lo peor de todo no es eso, que ya valdría, lo peor es que se sabe quién es el asesino/a nada más oírle, pues al comienzo, cuando le habla al protagonista por teléfono, ya oímos su voz.. Más tarde sale en pantalla y le oímos...Y es la misma voz, claro.
En fin, no sé yo si en la versión original, en inglés, estará distorsionada, pero en castellano ya les vale.
En fin, que es pobre de solemnidad y constituyó otro sonado fracaso del gran Sly. Una pena, pero estaba claro
.