domingo, febrero 28, 2010

AL LÍMITE (Edge of Darkness) (USA, 2010) Intriga. Media: 6,20


Director: Martin Campbell
---
Intérpretes Principales: Mel Gibson, Ray Winstone, Danny Huston, Bojana Novakovic, Shawn Roberts, David Aaron Baker.
---
Argumento: El detective especializado en homicidios Thomas Craven se reencuentra con su hija Emma después de un tiempo separados. Pero el mismo día en que Thomas va a buscarla al aeropuerto, Emma es asesinada.
En principio todo apunta a que el auténtico objetivo era matar a Thomas. Pero poco a poco se descubre la verdad: Emma era una amenaza para los Estados Unidos y no interesaba que siguiera viviendo. ¿Por qué?
Craven iniciará una intensa investigación de la que saldrán hechos injustificables a cargo de poderosos estamentos de Los Estados Unidos
.
---





Mi opinión: Interesante más que completamente convincente film de intriga, escorada hacia lo que últimamente se ha puesto bastante de moda en el cine yanqui: la "presunta" denuncia de comportamientos antiéticos de diversos poderodos estamentos de Los Estados Unidos, que en beneficio propio se lucran pretendiendo que trabajan "para el país y sus ciudadanos".
Martin Campbell utiliza sus bazas con aparente eficacia, logrando una cinta entretenida, aunque a mi modo de ver escasa en cuanto a espectacularidad y a diversidad de situaciones.
Se ha dado más importancia a la palabra, a la interrelación de los diversos personajes y a la investigación detectivesca en sí, que a la mera acción. Hecho que por una parte está bien porque así es más rigurosa y creíble (no demasiado si se reflexiona un poco visto lo que se ve en el film), pero por otra pierde fuerza y vigor.
Digamos que es digna y honesta, pero en lo que a mí respecta me ha dejado sino frío sí algo distanciado.
Y es que estos temas se han visto ya en el cine a lo largo de los años, y en mi opinión con más esmero.
En líneas generales está bien y se pasa el rato pero creo sinceramente que no llega a lo que se se llama "buena película" y se queda en una más, que no molesta en absoluto pero que se olvida al de poco.
Mel Gibson está francamente bien en su papel, mucho más sobrio que de costumbre, pero quien se lleva la palma es (una vez más) el excelente característico Ray Winstone, cada vez más asentado en el cine USA
.