viernes, abril 30, 2010

EN ALGÚN LUGAR DE LA M)EMORIA (AKA: EL PODER DE LA MEMORIA) (Reing Over Me) (USA, 2007) Drama. Media: 5,30


Director: Mike Binder
---
Intérpretes Principales: Adam Sandler, Don Cheadle. Jada Pinkett Smith. Liv Tyler. Saffron Burrows. Donald Sutherland.
---
Argumento: En Nueva York, un dentista ve mientras está conduciendo, a su antiguo compañero de habitación. Le llama a gritos, pero el amigo no le oye pues tiene cascos puestos, oyendo música.
Un día le vuelve a ver y entablan conversación. El amigo apenas le recuerda. Lo que ocurre es que está todavía traumatizado porque perdió a toda su familia, esposa, dos hijas y hasta el perro, en el fatídico 11-S, cuando realizaban un vuelo hasta Boston. Su avión fue uno de los destruidos en el ataque terrorista que asoló al mundo y aún sigue teniendo consecuencias.
El dentista tratará de estar junto a él, ayudándole a recordar y hablar de su pérdida, pues se niega a ello y se muestra hasta agresivo si se le habla de ello
.
---
Mi opinión: Bienintencionado film, que pretende, supongo, servir de catarsis a miles de ciudadanos, sobre todo estadounidenses, que todavía no han podido superar las secuelas del ataque terrorista en Nueva York el 11-S.
Tiene, desde este punto de vista, mi total simpatía, otra cosa es lo que opino de cómo se ha desarrollado la trama.
Porque creo honestamente que la película, toda ella, es una "americanada". Es decir, está abordada desde la perspectiva sentimentaloide, presentando al personaje traumatizado poco menos que como un friki, un chalado.




Casi todo el metraje está narrado de forma reiterativa, con situaciones mal desarrolladas, diálogos poco creíbles, y momentos torpes de tensión dramática.
El humor y el drama se dan la mano, aunque el primero ni tiene chispa ni tiene demasiada razón de ser, como no sea para que el espectador se sonría en momentos que no debiera.
Los intérpretes tratan de hacerlo bien, y no digo que no lo consigan (el mejor Don Cheadle, salvo en un par de escenas algo sobreactuado); los demás no demuestran nada especial.
Lo mejor, junto a la fotografía nocturna de las calles de Nueva York, es la música, con una preciosa canción que se oye en los títulos de crédito iniciales.
La verdad es que no me ha convencido en absoluto, me ha parecido algo tediosa y cansina, y por supuesto, es más larga de lo que debiera.
En su tercio final está lo mejor de una cinta que promete mucho y debería haber estado bastante mejor, dado el serio y doloroso problema que trata. Pero tal y como queda en pantalla, el sufrimiento de Charly me queda lejano. Y no debería haber sido así
.