sábado, febrero 04, 2012

MONEY BALL: ROMPIENDO LAS REGLAS (Moneyball) (USA, 2011) Deportivo, Biográfico. Nota media: 6,65

Director: Bennett Miller
---
Intérpretes Principales: Brad Pitt, Jonah Hill. Philip Seymour Hoffman, Robin Wright, Arliss Howard, Chris Pratt, Stephen Bishop.
---
Argumento: Billy Beane, el director general de un equipo de béisbol de Oakland, logra mantenerse en los primeros puestos e incluso llegar a la final del campeonato durante varios años consecutivos, a pesar de contar con uno de los presupuestos más bajos de todas las grandes ligas.
Sin embargo, él quiere más y desea, lógicamente, ganar el campeonato.
Para ello contratará a un recién licenciado en económicas, experto en números sobre jugadas de béisbol.
Entre ellos harán un soberbio equipo, mucho más barato que los gigantes de dicho deporte y harán historia, al menos, en cuanto a mostrar otros modos y métodos de trabajo, que abrirán nuevos caminos en años posteriores
.
---
Mi opinión: Reputado film de género deportivo y también, en parte, biográfico, no en vano se muestra parte de la vida de un ser humano verdadero, que vive todavía estando al pie del cañón.
Pero a pesar de la fama que le precede, a mí no me ha hecho mucha gracia.
Sí es cierto que el guión, escrito a dos manos por hombres ilustres, saca rédito a la obra original, pero en ningún momento me ha apasionado ni siquiera emocionado.
Existen muy buenas escenas, entre el protagonista, el co-protagonista y los jugadores, pero en líneas generales se me ha hecho bastante lejana.








Quizás haya contribuido a ello que, sobre todo al comienzo, en la reunión entre ojeadores y protagonista, se emplean palabras y jergas que a los no iniciados en el béisbol nos suenan a chino (¿qué es embasar?, por ejemplo).
Y en cuanto a las interpretaciones, decir que la de Jonah Hill es muy contenida y por ello meritoria, pero la de Brad Pitt me ha parecido muy correcta, incluso buena, pero inmerecidamente merece su nominación al Oscar.
En fin, que aspectos técnicos como sonido y montaje son soberbios, como requería la ocasión, pero, repito, me ha dejado bastante indiferente y por tanto, algo decepcionado.