domingo, noviembre 16, 2014

LOVE IS STRANGE (Amor es extraño, el) (USA, 2014) Vida normal, melodrama. Nota media final: 6,45





Dirección: Ira Sachs
---
Intérpretes PrincipalesJohn Lithgow, Alfred Molina, Marisa Tomei, Darren Burrows, Charlie Tahan, Cheyenne Jackson, Tatyana Zbirovskaya, Olya Zueva, Jason Stuart, Darren E. Burrows, Harriet Sansom Harris, Manny Perez, Christina Kirk, John Cullum, Eric Tabach, Tank Burt, Daphne Gaines, Christopher King, Maryann Urbano, David Bell
---
ArgumentoCuando en 2011 se legaliza en Nueva York el matrimonio homosexual, Ben y George, que llevan 39 años juntos, deciden casarse. 
Poco después, despiden a George sin explicación alguna de la escuela católica donde enseñaba música y pierden su piso en Chelsea. 
Una pareja gay de policías acoge a George, y Ben se va a vivir a casa de su sobrino en Brooklyn. 
El verse obligados a vivir en casa ajena, el esfuerzo por ser amables más la preocupación por un futuro incierto son motivos de estrés para todos.
---



Mi opiniónHonesto film, tierno y sofisticado (quizás demasiado), genuinamente neoyorkino, que vista en lares distantes de donde sucede la historia pudiera tornarse algo lejana, fría y despegada.
Sucede esto porque, aunque el argumento tiene suficientes puntos de interés para el espectador medio, quizás lo aleja de él por su falta de espectacularidad, cosa nada negativa, pero sí que también está despojada de pasión narrativa, de altivez dramática.
Todo se sucede de forma tranquila, sin demasiados altibajos, con los sentimientos que ahí están pero que, me temo, no se meten en la piel del espectador, que todo lo ve con sumo respeto, faltaría más, pero con un cierto distanciamiento emocional.
Son buenas las interpretaciones de la pareja protagonista, como ya he leído por ahí, pero no es menos cierto (y nada de esto he leído ni oído) que cuando aparece en pantalla el personaje de la maravillosa Marisa Tomei, es ella quien se adueña con suma facilidad de la situación. Está extraordinaria y, con diferencia, es lo mejor de la película.
Una cinta, en suma, que creo que requiere y merece verse con tranquilidad, con respeto, como quien oye un concierto de música clásica. Otra cosa es que, al final, merezca muchos aplausos. Quizás más un algo frío reconocimiento a una buena obra.