jueves, diciembre 11, 2014

MAGIA A LA LUZ DE LA LUNA (USA, 2014) Romántico, Intriga. Nota media: 6,55






Director: Woody Allen
---
Intérpretes PrincipalesColin Firth, Emma Stone, Marcia Gay Harden, Jacki Weaver, Eileen Atkins, Simon McBurney, Hamish Linklater, Erica Leerhsen, Jeremy Shamos, Antonia Clarke, Natasha Andrews, Valérie Beaulieu, Peter Wollasch, Jürgen Zwingel, Wolfgang Pissors, Sébastien Siroux, Catherine McCormack.
---
ArgumentoEn la Francia de los años 20, durante la época dorada del jazz, un mago inglés  está decidido a desenmascarar a una falsa médium. 
Creerá que es pan comido, pero pronto se dará cuenta de que es una empresa difícil y comienza a pensar poco a poco que quizás tenga verdaderos poderes.
---



Mi opiniónÚltimo trabajo estrenado del genio Woody Allen, que hace bastante tiempo que dejó de serlo.
A pesar de todo, de vez en cuando hace películas buenas, interesantes, que contienen lo mejor de su cine. En este caso creo que lo hace a medias, pero siempre en un tono menor.
La cinta tiene interés por cuanto, para empezar, tiene intriga, hasta el final no se sabe a ciencia cierta si la protagonista es una farsante o una verdadera médium. Su resolución está bien, no defrauda, pero para ello hay que pasar por bastante minutos ciertamente irregulares.
El comienzo, más o menos su primera media hora es ingeniosa, con muy buenos diálogos, que hacen sonreír y reír al respetable. Sirve para que conozcamos a los diversos personajes y su interrelación en la trama.
Sin embargo, ay, poco a poco va perdiendo fuerza y se hace algo reiterativa en sus discursos acerca del más allá y del más acá, de la fuerza de la atracción entre dos personas, del amor, del engaño...todo bajo muy estimables diálogos, marca de la casa Allen, pero que no sirven para elevar el interés, antes al contrario, este se va perdiendo poco a poco.
Menos mal que su parte final, los últimos veinte minutos, creo que bastante alargados, mejoran, para dejar un poso de simpatía, de dulzura, vamos, que no deja mal sabor de boca a pesar de que no se haya visto un film redondo ni mucho menos.
Para mi sorpresa, fotografía a toda pantalla, muy bonitos paisajes franceses y unas insignes interpretaciones no solamente de la excelente pareja protagonista, que se complementa a la perfección, sino de los "secundarios", destacando a la muy veterana y siempre soberbia Eileen Atkins.
En definitiva, que no se recordará como uno de los mejores trabajos de Allen, pero sí que está hecha con esmero y amor al cine y a la magia que despierta en el espectador.