viernes, abril 24, 2015

WATERFRONT (EL MUELLE) (PUERTO) (Gran Bretaña, 1950) Drama, Social. Nota media final: 7





Director: Michael Anderson
---
---
Argumento: Un marinero deja a su familia abandonada en las calles de Liverpool y se embarca para irse lejos y vivir experiencias y aventuras.
Su hija crece y se convierte en una mujer, pero vive con la esperanza de que su padre regrese.
Su esposa, empero, ha perdido la esperanza.
La hija mayor es responsable y buena persona y sueña con casarse con su novio, un oficial de barco, que al principio tiene mucho trabajo, pero luego, al igual que mucha gente de la ciudad, se queda en el paro.
La hija pequeña es completamente distinta a las dos. Es bonita, pero caprichosa y sólo sueña con casarse con un tipo bien plantado que le ha prometido dinero, joyas y muy buena vida, pero él no está por la labor del casorio.
---
Mi opinión: Drama de la Gran Bretaña (en el momento del rodaje era la Gran Bretaña, ahora es U.K.) bastante literario y quizás meritorio en el momento de su realización, aunque vista hoy en día queda algo avejentado, lo que no quiere decir que falto de interés.
 
 
 
Está competentemente dirigido por Michael Anderson, tan académico o más que en otros trabajos posteriores más reputados, y las interpretaciones son buenas, pero la historia no tiene demasiada fuerza, aunque la poderosa labor interpretativa de Robert Newton, inolvidable en “La isla del tesoro”, luce lo suyo. Richard Burton, en su tercera presencia en el cine actúa con oficio, en un papel no demasiado lucido pero encarna más que convincentemente a un hombre honesto y responsable.
Buena ambientación e iluminación, y no demasiado más. Y es que, por ejemplo, el aspecto social, el gran paro que asoló las poblaciones costeras en aquellos duros años tiene gran importancia en las actuaciones de los personajes, pero no se profundiza como se debiera, cosa que casi estoy seguro que en la novela (de John Brophy, co-autor también del guión) sí ocurrirá).
La cinta se ve, gusta más o menos, sin apasionar lo más mínimo…y se olvida.
Quizás, repito, en el momento de su estreno gustó más, pero vista ahora queda en interesante pero normalita, un bien escaso en el plano dramático.