sábado, agosto 08, 2015

CITA EN HONG KONG (Soldier of fortuna) (USA, 1954) Aventuras




Director: Edward Dmytryk
---
Intérpretes PrincipalesCLARK GABLE, SUSAN HAYWARD, MICHAEL RENNIE, GENE BARRY, Alexander D'Arcy,Tom Tully, Anna Sten, Russell Collins, Leo Gordon, Jack Kruschen, Robert Quarry.
---
ArgumentoCuando el fotógrafo Louis Hoyt desaparece en la China comunista, su mujer Jane contrata en Hong Kong a  un contrabandista, para encontrarlo. 
A partir de entonces, ambos vivirán una serie de vicisitudes que los unirán cada vez más.
---



Mi opiniónEntretenida película clásica de aventuras hollywodiense donde por encima de todo prima, me temo, la lucha yanki contra todo lo que sonaba comunista. No en vano, pese a que lo principal es, por un lado, la historia amorosa entre los dos protagonistas, y por el otro, la meramente de intriga y de aventuras, lo que subyace es el anticomunismo radical de los creadores de la peli. Esto se comprueba fácilmente en todo lo que acontece al personaje del antiguo militar chino repudiado por su país y que malvive en Hong Kong, casi casi de la caridad de quien le da un plato de arroz, y, por supuesto, en el estado del marido de la protagonista...
Si conseguimos abstraernos de todo esto podemos pasar un rato ameno, no en vano no es en absoluto aburrida, sobre todo por la simpatía y socarrones diálogos que generan los personajes secundarios, sobre todo los que "habitan" el bar regentado por un pícaro de mucho cuidado, y sus amigotes, todos ellos de escasas luces pero chistosos a más no poder cada vez que abren la boca. Y es que, en este sentido, el guión de Ernest K. Gann está bien escrito y los actores lo bordan.



Lo menos importante y lo que finalmente interesa menos es la parte meramente de intriga y la historia de amor entre los protagonistas, que es la base de la peli, pero cada vez que salen en pantalla dichos peculiares personajes secundarios la peli sube un montón, esa es la verdad. 
El empaque técnico del film es de primera, con una fotografía preciosa de Leo Tove, una espléndida dirección artística de interiores y una envolvente y elegante música de Hugo Friedhofer.
Lo cierto es que se la peli ve con agrado aunque sin ningún apasionamiento.
Como curiosidad decir que esta cinta fue pasto de los censores franquistas de la época, como se demuestra en su minuto final, minuto que no se vió en los cines españoles de la época por transgredir la moral nacional-católica, digo yo. Y es que en todo el metraje los personajes son "demasiado" liberales, demasiado "extranjeros" para las costumbres de la época reprimida española.
En fin...de vergüenza ajena.