sábado, agosto 08, 2015

DÓLAR PARA SARTANA, UN (Su le mani, cadavere! Sei in arresto) (Italia, España; 1971) Spaguetti Western




Director: León Klimovsky
---
Intérpretes PrincipalesPETER LEE LAWRENCE, ESPARTACO SANTONI, ALDO SAMBRELL, HELGA LINÉ, TOMÁS BLANCO, Franco Agostini, Maria Zanandrea,  Aurora de Alba, Giovanni Santoponte, Lorenzo Robledo.
---
ArgumentoEl rico terrateniente Gratton pretende apoderarse de todas las tierras del estado. 
Poco a poco, los atemorizados habitantes de Sartana City van abandonando sus tierras, o las malvenden para poder subsistir. 
La familia Carson es una de las muchas perjudicadas, pero Kit, el más joven de los Carson, se enrola en los federales de Texas para poder defender sus tierras. 
Mientras tanto, Gratton, el sheriff y el banquero local, siguen extorsionando a los colonos que no pueden resistir por más tiempo sus presiones. 
La llegada de "Dólar", un misterioso personaje, transformará el pueblo en un hervidero.
---



Mi opiniónEntretenido spaguetti western, producido por, entre otras personas, Espartaco Santoni, que aquí no se reserva, sorprendentemente, el principal personaje, sino más bien el tercero en orden de importancia. Se sitúa en un segundo plano, teniendo relevancia solamente en el último tercio, hasta entonces aparece un poquito por aquí otro por allá.
La interpreta con su habitual cara de piedra el malogrado Peter Lee Lawrence, que murió muy joven, con toda una vida, no sé si carrera, por delante.



Y el segundo actor importante en este film es nuestro entrañable Aldo Sambrell, haciendo de malo malísimo, aunque en el prólogo no puede ser más tonto. Pero es que, si no, no hay película.
La cinta tiene una bellísima fotografía y unos paisajes chulos.
La historia no es muy allá, pero está lo suficientemente bien llevada como para no aburrir, gracias sobre todo a que está detrás de la cámara un León Klimovsky siempre todo terreno. Por ello la cinta es mejor que muchas otras del mismo género y peor que algunas. 
Es digna y hace pasar el rato, lo que no es poco. Tampoco se le debe exigir mucho más.