lunes, septiembre 07, 2015

EN LEGÍTIMA DEFENSA) (Quai des orfebres) (Francia, 1947) Intriga





Director: H.G. Clouzot
---
Intérpretes PrincipalesSuzy Delair, Bernard Blier, Louis Jouvet, Simone Renant, Jean Daurand, Pierre Larquey, René Blancard, Charles Dullin, Robert Dalban.
---
ArgumentoJenny Lamour, una ambiciosa cantante de music-hall que aspira a convertirse en estrella, coquetea con sus admiradores, sobre todo con un maduro hombre de negocios. 
Esta actitud despierta los celos de su marido, que, una noche, decide ir a casa del que cree su rival y enfrentarse con él, pero cuando llega allí se encuentra con una inesperada sorpresa: el hombre de negocios está muerto, aparentemente asesinado.
---



Mi opiniónEstimable tercer trabajo en el largometraje, a cargo de H.C. Clouzot, que personalmente me ha gustado menos que, por ejemplo, "El salario del miedo", y "Las diabólicas", creo que superiores a esta.
Pero tiene mucho interés y calidad, sobre todo por su rico guión, a cargo de él mismo y de Jean Ferry, que adaptan con inteligencia la novela de Stanislas-André Steeman, que no he tenido el, seguro, placer de leer.
La trama, en un primer vistazo quizás algo enrevesada, se sigue bien, gracias al buen hacer de sus muy estimables intérpretes, y de, repito, un guión que saca chispas a determinados momentos donde se mezcla la intriga con el humor (este casi siempre a cargo del personaje del entrañable y determinado inspector de policía, un predecesor del recordado "Colombo".



Además es un acertado documento "histórico", al ser una perfecta radiografía de diversos estamentos sociales tras la II Guerra Mundial, donde pululan personas de diferentes capas sociales, cada cual con sus anhelos, esperanzas y formas de sobrevivir y enriquecerse o simplemente escalar en la posición social a la que pertenece.
En definitiva, que es una buena película, donde Clouzot demostró, una vez más, su excelente hacer tras las cámaras, y además valentía por mostrar sin tapujos, de forma light, pero muy clara, una relación lésbica, más bien platónica, pero real.