viernes, octubre 09, 2015

AVENTURA EN LA NIEBLA, Una (Blind Adventure) (USA, 1933) Intriga, Comedia





DirectorERNEST B. SCHOEDSACK
---
Intérpretes PrincipalesRobert Armstrong, Helen Mack. Roland Young. Ralph Bellamy. John Miljan. Beryl Mercer. Tyrell Davis. Henry Stephenson. Laura Hope Crews. Frederick Sullivan- Desmond Roberts, Charles Irwin. Forrester Harvey. Marjorie Gateson. John Warburton.
---
ArgumentoUn norteamericano rico, que siempre ha estado fuera trabajando y que no conoce mundo, viaja a Londres pues le han hablado maravillas de "la fantástica vida de la ciudad más poblada del mundo". Sin embargo, cuando llega y se hospeda en un hotel, lo único que ve es la intensa y espesa niebla y lo aburrido que son los ingleses que se hospedan en el hotel.
Por la noche se decide a ir de paseo por la ciudad y se pierde en la niebla. Llama a una casa para preguntar por su hotel y ve que la puerta está abierta. Entra y se adentra en una habitación, donde ve a un hombre sentado en un sofá. Pero no está echando una siesta, sino que tiene una profunda herida en la frente y parece muerto.
Cuando acude a la policía, se topa en la calle con un hombre, con quien va a la casa a enseñarle el muerto. Al entrar todo ha cambiado. Allí vive un coronel retirado con su esposa y con sirvientes y todo. Naturalmente, del muerto ni señal.
---



Mi opinión: Pues una peli del autor de la ya mítica e inmortal King Kong (primera y fantástica versión), realizada en el mismo año y sin el menor atisbo de imaginación que le definiera en aquella ocasión.
Aquí se cuenta una rocambolesca historia de intriga, pero siempre bajo el prisma del humor, siendo por tanto una comedia de intriga más que un film de intriga con humor.
Lo mejor es su primer cuarto de hora o así, con la presentación del divertido y perdido protagonista y el cisco que arma en el hotel donde se hospeda, sobre todo en el momento de la cena ante la sorprendida mirada de los huéspedes ingleses, tan estirados ello/as. Y la entrañable conversación con la señora que cuida la habitación.
Una vez se adentra en la espesa niebla y comienza la aventura a la que se refiere el título, la cosa cambia y salvo la divertida anécdota del juez en la casa donde se celebra una gran fiesta, el resto es ingenuidad a pares y gags ya envejecidos, sobre todo por el ritmo impreso, que visto hoy resulta claramente caduco.
No, no es que esté mal la cinta, pero siendo de quien es sabe a muy poco y resulta un leve entretenimiento que invita a la siesta.