viernes, octubre 23, 2015

HARLEQUIN (MÁS ALLÁ DE LA REENCARNACIÓN) (Harlequin (Dark Forces) (Autralia, 1980) Fantástico, Intriga, Thriller





Director: Simón Wincer
---
Intérpretes PrincipalesRobert Powell, David Hemmings, Carmen Duncan, Broderick Crawford, Gus Mercurio, Alan Cassell, Mark Spain, Alyson Best, Sean Myers, Mary Simpson, Bevan Lee, Neville Teede, Mary Mackay, John Frawley.
---
ArgumentoTras curar la leucemia del hijo de un importante senador, un hombre misterioso va, poco a poco, adentrándose en su vida y en la de su esposa que acaba sintiéndose atraída por él. 
Son muchos los que temen que este curandero milagroso no sea más que un charlatán que sólo busca manipular al político, al que desea manipular a su vez un importante político que tiene intereses económicos muy fuertes en ciertas empresas.
---



Mi opiniónSobre el papel, muy interesante film donde se mezclan diversos géneros: el meramente fantástico, con el thriller político y la intriga y el suspense.
Y sí, todo ello se ve en el film, pero, en mi opinión, de forma efectista, y lo que es peor, muy pedante.
En realidad, tras finalizar su visión, creo que es una cinta donde se quiere epatar al respetable, pero no dándole nada en su profundidad, es decir, que es una película en realidad vacua, vacía, estéril.
Está envuelta, sí, en un halo de misterio que, gracias a la brillante fotografía de Gary Hansen, ganadora en el Festival de Sitges de 1980, pues parece más de lo que es.
Y es que el ritmo es muy lento, hay momentos en verdad tediosos que no aportan nada al conjunto por muchas miradas y silencios presuntamente subyugantes, que a mí me han aburrido.



El argumento claro que tiene posibilidades y hay ciertas escenas donde el clímax está conseguido. Y el asunto de la manipulación hacia el político, a cargo del lobbit de Broderick Crawford, que está muy bien en su papel, está claro y bien narrado, pero en líneas generales, aunque atrayente, atractivo para el espectador, no deja de ser algo sin verdadero sustrato. Una mezcla entre Rasputín y Jesucristo es el protagonista, sin que sepamos al final en realidad nada de él.
Y respecto al final, pues a la manera de muchos filmes de este corte de los ochenta y noventa, pero me dejó completamente indiferente.
No, no me ha gustado.