sábado, octubre 17, 2015

SALO O LOS CIENTO VEINTE DIAS DE SODOMA (Salo o le 120 giornale de Sodoma) (Italia, Francia; 1975) Erótico, Social, Político





Director: Pier Pao Pasolini
---
Intérpretes PrincipalesPaolo Bonacelli, Giorgio Cataldi, Umberto Paolo Quintavalle, Aldo Valletti, Caterina Boratto, Elsa De Giorgi, Hélène Surgère, Sonia Saviange, Sergio Fascetti, Bruno Musso, Antonio Orlando, Claudio Cicchetti, Franco Merli.
---



ArgumentoEn una mansión, durante la Italia fascista de Benito Mussolini, en 1944, cuatro señores se reúnen con cuatro ex-prostitutas y con un grupo de jóvenes de ambos sexos, partisanos o hijos de partisanos, que han sido hechos prisioneros. 
Nadie en la casa puede eludir las reglas del juego establecidas por los señores; toda transgresión se castiga con la muerte. 
Además, ellos gozan de la facultad de disponer a su antojo de la vida de los cautivos.
---
Mi opinión: Canto del cisne del maestro Pasolini, que estuvo prohibido en España unos cuantos años.
La razón esgrimida fue, oficialmente, que era asquerosa a todos los niveles (adaptación de la obra del Marqués de Sade..). Sin embargo, una vez estrenada se vio de qué pie cojeaba la censura franquista.
Sí que hay escenas fuertes, aunque mucho menos que lo que nos vendieron, como aquéllas en que les obligan a los muchachos a realizar coprofagia. Pero la verdadera razón es el ataque a todos los niveles que Pasolini, hombre oscuro en su vida sexual particular, pero de gran hondura ética y siempre defensor de la verdad y la libertad, "dedicó" a todos los estamentos, fuerzas vivas, políticas y religiosas, fascistas.



Eso, lógicamente, escoció bastante en las mentes estrechas de nuestros queridísimos censores de entonces. No hace falta decir porqué.
En cuanto a la calidad cinematográfica hay que decir que no es especialmente buena, estando por debajo de otras muchas de su autor. Nunca podremos saber si se le había acabado la inspiración o por el contrario "Salo..." era algo que debía sacar de dentro para no corroerle.
Estupenda fotografía a cargo del ilustre imaginero italiano Toninio Delli Colli.
Guión de Sergio Citti, otrora actor fetiche del maestro.