domingo, diciembre 20, 2015

NOCHE EN EL VIEJO MÉXICO, UNA (A Night in Old Mexico) (USA, España; 2013) Thriller




Director: Emilio Aragón
---
Intérpretes PrincipalesRobert Duvall, Jeremy Irvine, Angie Cepeda, Luis Tosar, Joaquín Cosio, Michael Ray Escamilla, Jim Parrack, James Hébert, Ray Perez, Ismael Salinas.
---



ArgumentoForzado a abandonar su rancho, Red Bovie se va a México, con su nieto Gally, en busca de aventuras y diversión. Gally, que acaba de conocer a su abuelo, es un chico bastante desorientado. 
Los dos emprenden un viaje en busca de sus sueños. 
En la noche mexicana conocen a Patty, una stripper que encuentra en ellos la esperanza de una vida mejor. 
Pero también tropiezan con un personaje oscuro que cambiará el rumbo de sus vidas. 
Una aventura a golpe de carretera y tequila.
---
Mi opinión: Muy irregular thriller, co-producido entre Estados Unidos y México, y extrañamente dirigido por Emilio Aragón. Un encargo del que, valientemente, se hizo cargo (valga la "repugnancia") y hay que reconocer que no lo ha hecho mal, sobre todo en el plano estrictamente técnico.
Y es que sabe manejar la cámara, la banda sonora, suya, es buena, y logra una meritoria labor interpretativa, sobre todo, cómo no, del gran Robert Duvall, aquí un tanto histriónico y con no demasiado buenos diálogos.



Y es que el guión no es nada bueno y aunque el comienzo de la cinta es interesante, pronto comienza a seguir caminos ya trillados en este tipo de género, la road-movie con gángsteres de por medio.
Los tópicos se hacen dueños de la historia y los hechos grautuitos, sin coherencia ni el menos atisbo de sentido común (la historia de "amor" entre el protagonista y la stripper cantante no hay quien se la crea), comienzan a proliferar hasta que el espectador comienza, menos mal que hacia el final, a estar un poquito hartito de todo lo visto y oído.
Pero bueno, no es aburrida y siempre se está a la espera de lo que hará el personaje de Robert Duvall, toda una caja de sorpresas, resultando a la vez entrañable e irritante.
En resumidas cuentas, que no está mal, eso es evidente...pero tampoco bien. Aceptable, más o menos amena, pero poco recordable.