domingo, enero 24, 2016

HOMBRE MIMBRE, EL (Wicker man, the) (Gran Bretaña (U.K.); 1973) Intriga




Director: Robin Hardy
---
Intérpretes PrincipalesEdward Woodward, Christopher Lee, Britt Ekland, Diane Cilento, Ingrid Pitt, Lesley Mackie, Walter Carr, Lindsay Kemp, Aubrey Morris.
---
ArgumentoUna carta que hace sospechar que una joven desaparecida ha sido asesinada lleva al sargento Howie de Scotland Yard hasta Summerisle, una isla en la costa de Inglaterra. 
Allí el inspector se entera de que hay una especie de culto pagano, y conoce a Lord Summerisle, el líder religioso de la isla..
---



Mi opiniónFilme del Reino Unido, considerado hoy en día como de culto, sin duda por su originalidad, al menos en su época, y su logrado clímax de intriga criminal con reminiscencias religiosas y paganas de origen celta, luchando entre sí. La modernidad del Siglo XX frente a las ancestrales creencias por el que al morir no hay resurrección, pero sí reencarnación en forma de naturaleza.
Bien narrada, de forma progresiva el espectador va de la mano del protagonista, asombrándose de lo que acontece a medida de que pasan los minutos y el intríngulis se nos manifiesta de forma irreversible.
El guión es del reputado Anthony Shaffer, autor de obras de teatro y musicales de considerable éxito mundial.
Muy bien interpretada por Edward Woodward y con una puesta en escena sencilla y elegante a la vez, y con unos maravillosos paisajes, la película interesa desde el comienzo hasta el final, un final redondo que cierra magníficamente la terrible historia.



Una película subida de tono para la época en la que se rodó, con desnudos femeninos por doquier, letras picantonas de las canciones, y desprejuicio total en las relaciones entre los hombres y mujeres del lugar donde se desarrolla la historia.
Una cinta a redescubrir que, no obstante, es evidente viéndola hoy en día, en pleno siglo XXI, que no tiene el factor sorpresa de antaño, siendo, además, superada en el terreno erótico-festivo por filmes modernos, donde el erotismo rayando a veces la propia pornografía, es moneda corriente y muchísimas veces gratuita, en el cine de hoy en día..