lunes, enero 04, 2016

PALMERAS EN LA NIEVE (España, 2015) Drama




Director: Fernando González Molina
---
Intérpretes PrincipalesMario Casas, Adriana Ugarte, Macarena García, Alain Hernández, Berta Vázquez, Emilio Gutiérrez Caba, Celso Bugallo, Laia Costa, Fernando Cayo.
---
ArgumentoEs 1953, Kilian abandona la montaña oscense para emprender con su hermano un viaje a Fernando Poo, una antigua colonia española en Guinea Ecuatorial. 
Allí les espera su padre, en la finca Sampaka, donde cultiva uno de los mejores cacaos del mundo. 
En la colonia descubrirán que la vida social es más placentera que en la encorsetada y gris España, vivirán los contrastes entre colonos y nativos y conocerán el significado de la amistad, la pasión, el amor y el odio.
---



Mi comentarioInteresante primer largometraje de Fernando González Molina, quien lidia bastante competentemente, en líneas generales, con el trabajo cinematográfico de llevar a la pantalla, en imágenes, la buena novela de Luz Gabás.
No acierta, creo yo, en la dirección de intérpretes, o más bien diría yo, en la dirección interpretativa de los actores, no en vano las actrices cumplen con creces. Pero Mario Casas, por ejemplo, y vaya por delante que siempre me ha caído bien, en esta ocasión está especialmente desacertado, aunque me temo que simplemente ha seguido las indicaciones que le han dado. Pero su forma de hablar, igualita igualita que en casi todos su anteriores filmes, no pega ni con cola con su rico en sentimientos personaje. A veces, en los momentos más dramáticos, esa forma de declamar casi hace reír de lo patético que resulta.



Pero dejando esto a parte se nota que se han dejado muchas situaciones y diálogos de la novela en el tintero, sin duda para hacerla más fluida, y quizás se haya conseguido, pero algunos hechos no acaban de estar demasiado bien explicados, resultando algo impostados o contradictorios o poco verosímiles tal y como se se están desarrollando los acontecimientos.
En el lado positivo casi todo lo demás, una factura técnica impecable, un buen ritmo que hace que a pesar de su larga duración no aburra en absoluto, y un último tercio emotivo, plasmado con fuerza, tensión dramática y bastante poesía y romanticismo.
En resumen, que merece la pena pese a sus evidentes imperfecciones.