jueves, febrero 18, 2016

PRECIO POR LA LIBERTAD, EL (Seven Ways From Sundow) (USA, 1960) Western





Director: Harry Keller
---
Intérpretes PrincipalesAudie Murphy, Barry Sullivan, Venetia Stevenson. John McIntire. Kenneth Tobey. Mary Field. Ken Lynch. Suzanne Lloyd, Ward Ramsey. Don Collier. Jack Kruschen. Claudia Barrett. Teddy Rooney. Don Haggerty, Robert Burton. Fred Graham, Dale Van Sickel.
---



Argumento:  Un joven y todavía inexperto Ránger de Texas llega a una ciudad donde se encuentran sus superiores, encargándosele, contra todo pronóstico,  el atrapar a un peligroso criminal, que ya ha matado a muchas personas, entre ellas a su hermano mayor, también Ránger, hecho que le ocultan.
El joven irá en su busca y captura acompañado de un ya maduro y muy experimentado Ránger, que en su juventud fue compañero de juergas del criminal.
Durante el largo viaje, el chico comprobará lo que tanto se oye por ahí y es ni más ni menos que el peligroso fuera de la Ley cae bien si no se le conoce en profundidad, a todo el mundo, hecho que le dificultará el trabajo.
---



Mi opinión: Entretenido pero menor western, realizado por Harry Keller como en él era habitual, esto es, sin mucha imaginación y escaso sentido del ritmo.
Pero no aburre ni es tediosa, sobre todo por el buen hacer de los intérpretes y porque constantemente suceden cosas, a la manera de un videojuego, donde el protagonista debe sortear sucesivos peligros. O sea, que va cambiando, por así decirlo, de nivel a nivel.
Lo digo porque hay alguna cosita que queda lustroso por la acción, pero que no es muy rigurosa que digamos. Me refiero a la lucha que tienen contra un grupito de apaches que andaban por ahí y la que disputan contra una familia de fascinerosos a los que el criminal tocó los cojones tiempo atrás. Gratuitos ambos dos momentos, pero le da marcha a la cinta y rellena minutaje.



El resto, lo mejor sin duda, tres cosas, el sempiterno buen hacer de ese gran actor que fue John McIntire, la relación en la cabaña entre el protagonita y el criminal, y los bonitos y agrestes paisajes de Red Rock Canyon, Nevada, USA, en las escenas del desierto, y de St. George, Utah (USA) en las demás. 
Como sucedió innumerables veces, la música está supervisada por Joseh Gershenson, que siempre estaba atinado.