sábado, marzo 05, 2016

BROOKLYN (Irlanda, 2015) Melodrama, Romántico






Director: John Crowley
---
Intérpretes PrincipalesSaoirse Ronan, Emory Cohen, Domhnall Gleeson, Julie Walters, Jim Broadbent, Michael Zegen, Mary O'Driscoll, Eileen O'Higgins, Emily Bett Rickards, Paulino Nunes, Eve Macklin, Maeve McGrath, Jenn Murray, Aine Ni Mhuiri, Nora-Jane Noone.
---



ArgumentoEn los años 50, la joven Eilis Lacey decide abandonar Irlanda y viajar a los Estados Unidos, concretamente a Nueva York, donde conoce a un chico del que se enamora. 
Pero un día, a Eilis le llegan noticias de un grave problema familiar y tendrá que decidir entre quedarse en su nuevo país o volver a su tierra natal.
---
Mi opiniónBuena cinta irlandesa, que ha estado en la terna de los Óscars a la mejor película de habla inglesa. No lo ha conseguido, aunque sí ha logrado el Bafta al mejor film británico.



La verdad es que es una película muy sensible y elegante, con una perfecta ambientación, delicada fotografía a cargo de Yves Bélanger (desconocido para mí), y una banda sonora de Michael Brook que acompaña con acierto el devenir de la protagonista y quienes le rodean o conoce.
Por su parte, la interpretación de Saoirse Ronan, ya convertida en toda una mujer, es brillante, no por su espectacularidad, sino por mostrar claramente sus distintos sentimientos sin necesidad ni siquiera muchas veces de hablar. Sólo con su mirada, silencios y formas de mover la cabeza o manos, podemos comprender su estado vital.



Lo único negativo para mí es, quizás, su ritmo, algo lento; y que, indudablemente, es una cinta más bien triste, con una dureza vital, aunque real como la vida misma y finalmente, no esperanzadora pero sí positiva en cuanto que cada personaje acepta la vida que ha escogido, y por la que luchará el resto de su vida.
Hay escenas muy bonitas como el baile de la protagonista con personaje de Domhnall Gleeson y otras divertidas como practicamente todas en las que sale la magnífica Julie Walters, que una vez más da clases maestras de interpretación.
Una cinta que merece la pena verse, aunque hay que contemplarla tranquilamente, sin prisas.