miércoles, abril 13, 2016

TARDE DE TOROS (España, 1956) Melodrama





Director: Ladislao Vajda
---
Intérpretes PrincipalesDomingo Ortega, Antonio Bienvenida, Enrique Vera, María Asquerino, Marisa Prado, Encarna Fuentes, Jorge Vico, Jesús Tordesillas, Manuel Morán, Tip, Top, Rafael Bardem, Jorge Vico.
---



ArgumentoEstá a punto de comenzar la corrida. 
En el cartel se anuncian los diestros Ricardo Puente, Juan Carmona y Rondeño II, que tomará la alternativa. 
El primero es un viejo torero, célebre en otros tiempos, que ahora, amargado y lleno de rencor, vive con Paloma, una mujer que no se resigna a seguir siendo la amante de un hombre que ha caído en el olvido. 
Carmona, el torero de moda, tiene un importante contrato para torear en América, pero su esposa Isabel quiere que rechace la oferta. 
Ana María, la hermana de Carmona, espera que su hermano apruebe sus relaciones con Rondeño II; pero Carmona se opone porque lo considera un mal torero.
---



Mi opiniónBuena película dirigida por Ladislao Vajda, realizador húngaro que tras rodar films en otros países europeos, entre ellos Francia, recaló en España, donde dejó su impronta de excelente narrador y filmador de trabajos considerados como de las mejores cintas españolas de todos los tiempos.
"Tarde de toros" tiene un buen guión a cargo de Manuel Tamayo, Julio Coll y José Santugini, y una excelsa fotografía ¡en technicolor!, hecho inusual en el cine español, de Heinrich Gärtner. Tiene pues un colorido especial, mejorando las diversas situaciones que van sucediendo antes y durante una corrida entre tres diferentes diestros, el uno, ya maduro, que parece haber perdido la afición, el otro en la cresta de la ola, y el tercero, el más joven, que parece tener miedo del toro a causa de la última grave cogida que tuvo.



Alrededor de ellos hay bastantes personajes, cada uno de ellos con personalidad propia, con diálogos fluidos, a veces dramáticos (el espontáneo), otros chistosos (Tip y Top), y todo/as ellos muy humanos, abarcando todos los sentimientos humanos que se pueden destilar durante una corrida, lugar donde la gloria, el valor, el miedo al toro y al fracaso, la esperanza de la gloria, y la posible muerte del torero, están presentes en cada capotazo.
Tiene muy buen ritmo, no se alarga tontamente, está muy bien interpretada y la dirección de Vajda es estupenda, dando lugar por ello a una película de visión fácil, que deja buen sabor de boca y a la que el paso del tiempo no ha hecho daño, aunque quizás los enemigos del toreo no piensen lo mismo, pero como trabajo cinematográfico está francamente bien.