domingo, abril 17, 2016

TECHO Y COMIDA (España, 2015) Social






DirectorJuan Miguel del Castillo
---
Intérpretes PrincipalesNatalia de Molina, Mariana Cordero, Jaime López, Mercedes Hoyos, Gaspar Campuzano, Montse Torrent, Natalia Roig, Manuel Tallafé.
---



ArgumentoJerez de la Frontera, 2012. Rocío, una madre soltera y sin trabajo, no recibe ningún tipo de ayuda ni subsidio. Vive con a su hijo de ocho años en un piso cuyo alquiler no paga desde hace meses, de modo que el dueño la amenaza continuamente con echarla a la calle. 
Para hacer frente a los gastos de manutención y alquiler, realiza trabajos ocasionales mal pagados y vende en el top manta objetos encontrados.
---



Mi comentarioDigno trabajo tras las cámaras de Juan Miguel del Castillo, que no obstante está bastante beneficiado por la magnífica interpretación de la joven Natalia de Molina (Biznaga de Plata Mejor actriz, y Goya 2015 mejor actriz), con soberbia crudeza y dramatismo en su difícil papel.
Y es que, aunque la película se deja ver bien e interese por su candente actualidad todavía hoy en día (la historia se sitúa en 2012), no se eleva a la categoría de estupendo film debido a que a veces le cuesta arrancar y en su evidente distanciamiento del tremendismo y la sensiblería, a veces carece de garra y hay algunos momentos faltos de intensidad.




También le pudiera perjudicar algo el que la protagonista, a pesar de lo mal que lo pasa en todo momento debido a su situación vital, no cae demasiado bien (bueno, a mí no me cayó demasiado bien...), no en vano, trampea algo más de la cuenta, no dudando en robar a una buena vecina que le ayuda en todo momento. Un robo sin importancia, un poco de champú...pero lo hace a modo, aprovechando que la buena mujer se ausenta de su servicio. Y algún robo más hay. Y además es muy muy orgullosa, quizás demasiado para mi gusto.
Pero dejando esto, que bien se podría decir en su defensa que las circunstancias le obligan, la cinta es un buen reflejo de una situación vergonzosa de la España actual, donde los políticos, empresarios y bancos, no dudan en rescatarse a sí mismos, dejando a un lado al sufrido ciudadano que las está pasando putas para subsistir.
En fin, creo que merece la pena, aunque no sea una gran película, siendo mejorable en todos los aspectos menos en el interpretativo.