lunes, mayo 30, 2016

ESCLAVAS DE CARTAGO (Schiave di Cartagine, Le) (Italia, España, México; 1957) Péplum






Director: Guido Brignone
---
Intérpretes PrincipalesJORGE MISTRAL, ANA LUISA PELUFO, GIANNA MARIA CANALE, RUBEN ROJO, MARISA ALLASIO, RICARDO VALLE, GERMAN COBOS, MARCELLO GIORDA, ALBERTO HELM, CARLO LOMBARDI, RENATO NAVARRINI, LUIGI PAVESE, EMILIO PETACCI, UGO SASSO, VINIESO SOFIA, NANDO TAMBERLANI, EDOARDO TONIOLO, RICARDO VALLE, NIETTA ZOCCHI.
---



Argumento: Durante el imperio de Adriano, dos jóvenes y hermosas esclavas cartaginesas son compradas por la hija del procónsul romano. 
Al prometido de ésta no le pasará desapercibida la belleza de una de las hermanas.
Por otra parte, hay quienes desean el puesto del procónsul e idean un plan para asesinarlo y echarle la culpa a los cristianos.
---
Mi opinión: Vista dos veces, la primera siendo un niño pensé esto: 

"Una de las películas del género Peplum rodadas en Europa. 
No está mal, aunque no sea nada del otro mundo. 
Entretiene, aunque no enloquece. 
Buenos intérpretes".




La segunda, vista el 7 de abril de 2016. mi opinión fue esta:

"De los primeros péplums, o "cine de romanos", como les llamábamos de chavales, se trata de una muy irregular cinta, con historia decididamente parecidísima a, por ejemplo, "Quo Vadis". Me refiero a que argumentalmente, a veces parece calcada, con el mismo fondo, aunque lastimosamente no la misma forma.
Y es que esta es modesta en cuanto a puesta en escena, imaginación en las diversas situaciones y diálogos, aunque bien es cierto que técnicamente, en cuestiones como fotografía de Bitto Albertini, y dirección artística es competente.



Pero sucede que no es muy vistosa, hay algunos tiempos, sino muertos, sí faltos de chispa e intensidad, y sólo la belleza de las actrices, entre las que figura la gran y hoy olvidada, me temo, Gianna María Canale, son dignas de atención constante. Tampoco debe caer en saco roto la interpretación del gran Rubén Rojo, con sus ambiciones, cobardía y arrepentimientos.
En definitiva, que se la puede aprobar raspado, pero no es amena, sino mediocre y aunque no aburre mucho no deja la menor huella".