miércoles, mayo 11, 2016

SUN CHOKE (USA, 2015) Psycho killer





Director: Ben Cresciman
---
Intérpretes PrincipalesSarah Hagan, Barbara Crampton, Sara Malakul Lane, William Nicol, Evan Jones, Joe Nieves, Jim Boeven.
---



ArgumentoJanie se está recuperando después de un brote psicótico. 
Su cuidadora Irma tiene fama de ser manipuladora y protectora. 
Cuando Janie empieza a recuperarse, desarrolla una obsesiva relación con una extraña mujer fuera de la vigilante mirada de su cuidadora.
---



Mi opiniónEspecialita cinta, algo difícil de valorar si no se ha dormido lo suficientemente bien, como es mi caso, aunque no sea por estar de farra toda la noche con la panda, sino por ver pelis a saco en nuestro Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Bibao, en esta edición del 2016.
Es una cinta bien rodada técnicamente, eso es indudable, con una elegante y dúctil puesta en escena, y con una asombrosa y realmente meritoria interpretación de Sarah Hagan, ganadora por este personaje en algún Festival extranjero. Lo cierto es que está sublime en su muy, creo yo, difícil papel.



Una vez dicho esto paso a valorar, en la medida que mis escasas habilidades intelectuales me permiten, una tan compleja cinta como esta.
No me lo he pasado mal, la he visto con interés, dada la riqueza en la plasticidad de las escenas, tanto oníricas como reales, y siempre he querido saber qué diantres ocurrirá en el segundo siguiente.
Sin embargo, una vez finalizada debo confesar que claramente no me ha convencido puesto que me ha dejado (creo que conscientemente por parte del director) más preguntas que certezas. No he entendido, porque no se explica bien, vuelvo a decir, ex-profeso a cargo de su autores, el porqué de lo que hace la protagonista. Habría que meterse en la cabeza de ella, aunque ya se nos dan datos a lo largo del film como para hacernos una idea, aproximada siempre, para saberlo con certeza.




Quizás, a mi entender, el acierto mayor del film, dejando de lado la excelente interpretación de la protagonista, es el haber sabido llenar (o rellenar, que es peor) casi hora y media, con apenas tres situaciones. Con muy pocos personajes y una única historia argumental. Es pues habilidosa en esta cuestión, existiendo además, indudablemente, algunas muy buenas escenas, que denotan un buen pulso narrativo y conceptual por el que habrá que seguir de cerca el futuro o más actual trabajo del realizador Ben Cresciman, para mí, un ilustre desconocido.
Buenos efectos de sonido, rica fotografia, con diversas tonalidades cromáticas que se van combinando con singular acierto y no mucho más, pero quizás tampoco menos.
Vuelvo a decir, no me ha convencido y no estoy seguro de si me ha gustado bastante o no. Es que es un film con, quizás muchas aristas o quizás con más bien una y para de contar. 
Para gustos.