sábado, julio 30, 2016

PREMONICIÓN (SOLACE) (USA, 2016) Policíaco, Fantástico





Director: Alfonso Poyart
---
Intérpretes PrincipalesAnthony Hopkins, Abbie Cornish, Colin Farrell, Jeffrey Dean Morgan, Xander Berkeley, Janine Turner, Marley Shelton, Kenny Johnson, Jose Pablo Cantillo, Angela Kerecz, Sharon Lawrence, Autumn Dial.
---



ArgumentoUn hombre con habilidades extrasensoriales se alía con el FBI para dar caza a un asesino en serie que tiene sus mismos poderes, e incluso más intensos y poderosos.
---



Mi opiniónMuy irregular film policiaco con elementos fantásticos que no convence en líneas generales aunque tenga cositas que no deben caer en saco roto.
Va de menos a más, y esto es lo más positivo que se puede decir de ella. Y es que su primer tercio no puede ser más farragoso, poco intenso, falto de mordiente y extraño por cuanto la historia no se sabe hacia dónde derivará.
Menos mal que poco a poco el interés va subiendo, hasta llegar a ser una cinta mediocre pero soportable, que se olvida con facilidad pero que no se puede decir que aburra. Simplemente te deja con dudas y no acabas de encontrar el verdadero sentido de la historia, si es que la tiene.



Por su parte los intérpretes lo hacen lo mejor que pueden con el material que les ha tocado, ya que los personajes no están convenientemente desarrollados, salvo, quizás, el del protagonista, un ya bastante maduro Anthony Hopkins, pero con todavía fuerza, aunque en algunas escenas actúe con el piloto de mano puesto, ya que no le hace falta mucho más para comerse a todos, aunque para comérsela, la preciosa Abbie Cornish, que sirve de anclaje al protagonista para seguir en el lado de la Ley y no dejarla al albur de los acontecimientos, de los poderes psíquicos (es capaz de ver el futuro) de un asesino en serie que tiene sus motivaciones y explicaciones ético-morales para hacer lo que hace. Estos apuntes ético-morales serían para reflexionar tras la visión del filme... si este hubiera sido más profundo y no quedarse en la superficie, que es lo que hace.
En definitiva, que la cinta quizás se pudiera degustar mejor viéndola en televisión, tras haber comido y en vez de echarse una siesta pero, vamos, se puede ver. No es, ni mucho menos, buena, pero tiene un pase.