miércoles, agosto 17, 2016

WE DIVE AT DAWN (Gran Bretaña (Ahora Reino Unido (U.K.); 1943) Bélico





Director: Anthony Asquith
---
Intérpretes PrincipalesJohn Mills, Louis Bradfield, Ronald Millar, Jack Watling, Reginald Purdell, Caven Watson, Niall MacGinnis, Eric Portman, Leslie Weston, Norman Williams, Lionel Grose, David Peel, Philip Godfrey, Robb Wilton.
---



ArgumentoLa tripulación del submarino británico "Sea Tiger" está de licencia, pero pronto son requeridos para una misión especial: hundir el nuevo acorazado alemán "Brandenburgo". 
En el camino, se enteran de que su objetivo ha entrado en el Báltico, fuertemente defendido, pero deciden perseguirlo a pesar de todo. 
La tensión aumenta a medida que se acercan al "Brandenburgo".
---



Mi comentarioBuena película bélica, un tanto no demasiado creíble tal y como se desarrollan los acontecimientos, pero no hay que olvidar que se trata de una película.
Es muy plausible desde el punto de vista de puro cine bélico, con tensión en aumento, un guión a seis manos que tiene excelentes diálogos, rápidos, acerados, con excelentes notas de humor.
Consigue que el espectador esté interesado en todo momento por cuanto sucede, ya que hace que cojamos cariño a los diversos personajes, primero viéndoles en su ambiente, en el submarino, con sus puyas, amistades, relaciones personales y de "trabajo". Más tarde les vemos en tierra, habiendo veinte minutos o así verdaderamente entretenidísimos, donde varios personajes tratan de pasar siete días de permiso con sus familiares y amigos, con diversos resultados.



Tres historias son las principales, cada una de ellas perfectamente descritas, la primera con uno de ellos que se va a casar aunque él, aún queriendo a su novia, tiene miedo al matrimonio, dos que tratan de enamorar a la misma dama, y un tercero, la historia más seria, a punto de separarse de su esposa.
Un eficaz relato melodramático en tierra, y de acción intensa en el mar, que resulta muy amena gracias a la exquisita realización de Asquith, otras veces un tanto académico, y aquí imprimiendo de buen ritmo a la historia.
Merece la pena.