lunes, noviembre 07, 2016

ATAÚD DE CRISTAL, EL (España, 2016) Intriga, Suspense








Director: Haritz Zubillaga
---
Intérpretes PrincipalesPaola Bontempi
--



ArgumentoVestida para la ocasión con un elegante traje de noche, Amanda entra en la enorme y lujosa limusina que espera aparcada frente a su casa para llevarla a la gala en la que recogerá un premio a su trayectoria como actriz. 
De pronto los cristales de las ventanillas se tintan de negro, el móvil de Amanda queda deshabilitado y no puede abrir ninguna de las puertas. Y una voz, distorsionada por un filtro metalizado, le pide por favor que deje de intentar romper cualquiera de las ventanillas, va a ser imposible, eso también lo había previsto. Será mejor que asuma cuanto antes que está atrapada ahí dentro. A partir de ahora...
---
Mi opiniónPrimer largometraje de Haritz Zubillaga, a quien personalmente, y creo que es el sentir general, le deseo un exitoso futuro, pues sin duda no lo va a tener nada fácil.



Parte de un guión escrito al alimón (supongo) por él mismo y por Aitor Eneritz, por lo que se puede decir sin temor a equivocarnos que es un trabajo de lo más personal. Un trabajo que le ha llevado años sacarlo adelante y que por fin lo pudimos ver, en estreno mundial en el reciente Festival de Sitges 2016.
Y me gustó, si bien no es en absoluto redonda, pero durante la mayor parte del metraje mantiene la tensión, el suspense, con un único personaje  que se pueda ver en pantalla, llevado a la perfección por la actriz Paola Bontempi.
En un espacio reducido, con apenas dos personajes, tres si contamos con una siniestra aparición, Haritz consigue mantener el interés, hace que el espectador conecte con el sufrimiento de la protagonista... aunque no sepa bien de qué va todo.



Y cuando se sabe, ay, creo que la cinta va a menos. Es muy difícil mantener todo lo anterior, en el mismo piso de calidad, durante todo el metraje, pero es verdad que el primer tercio es claramente mejor, y el segundo, una vez se sabe de qué va todo, baja y ya sólo esperamos saber cómo acabará todo.
Quizás daba mejor para un mediometraje de una hora o así, no para un largometraje, pero en líneas generales, gracias a la buena interpretación de Bontempi, a la funcional y  nada sencilla puesta en escena y a aspectos como la iluminación y fotografía, se consigue un honesto, mucho más que digno trabajo, que merece la pena ver, aunque creo que no convence del todo, pero para ser una ópera prima está bien y no engaña al público.