viernes, noviembre 18, 2016

DUDA, LA (Doubt) (USA, 2008) Drama






Director: John Patrick Stanley
---
Intérpretes PrincipalesMeryl Streep (1, 2, 3, 4, 5), Philip Seymour Hoffman (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7), Amy Adams (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7), Viola Davis (1, 2, 3), Lloyd Clay Brown, Joseph Foster, Bridget Megan Clark, Lydia Jordan, Paulie Litt, Matthew Marvin, Evan Lewis, Dennis Albanese, Timothy J. Cox, Amanda Marie Florian.
---



ArgumentoEn 1964, en una parroquia del Bronx, un apasionado y carismático sacerdote, el padre Flynn intenta cambiar las rígidas normas del colegio, que durante años han sido celosamente salvaguardadas por la hermana Aloysius Beauvier, una estricta directora que cree firmemente en el poder de la disciplina. 
Soplan vientos de cambio político; prueba de ello es que el colegio ha aceptado al primer alumno negro, Donald Miller. 
Pero cuando la hermana James le cuenta inocentemente a la hermana Aloysius que parece que el padre Flynn presta demasiada atención a Donald, la superiora, sin contar con una sola prueba, comienza una cruzada personal para sacar a la luz la verdad y expulsar a Flynn del colegio por abusar del alumno. 
---



Mi comentarioMuy interesante drama socio-religioso, que el realizador John Patrick Stanley adapta de su propia obra de teatro, auténtico éxico crítico-comercial y ganadora de un Premio Pulitzer.
He leído críticas para todos los gustos acerca de esta cinta, desde los que dicen que no ha acertado pues le ha quedado una peli envarada, encorsetada, hasta los que decimos (me incluyo) que es un buen trabajo, con interés in-crescendo, estupendas interpretaciones (sensacional Viola Davis en su corto pero intensísimo papel, que le valió la nominación al Óscar a la mejor interpretación de reparto femenina), y un empaque técnico brillante, con una preciosa fotografía y una ambientación perfecta que nos retrotrae a una época (1964), donde aún mucho más que hoy en día la Iglesia, los colegios religiosos más concretamente, tenían demasiado poder, subyugando a sus alumnos mediante
malos tratos, tanto psicológicos, como físicos si hiciera falta (esto último no aparece en la película). Pero sí se ve el miedo, el temor constante de los críos hacia sus superiores, sobre todo la durísima, cruel,  peligrosa y en todo momento absolutamente desagradable y odiosa (que Dios me perdone) Directora, encarnada de forma quizás demasiado gesticulante por la gran Meryl Streep.
Un film, puede que muy teatral, pero no por ello poco ágil, que resulta muy entretenido y ameno en todo momento y que invita a la reflexión y al coloquio tras su visión.
Puede que a muchos críticos no les haya gustado que al final el meollo del argumento no queda absolutamente claro, que haya una pequeña o gran duda, pero de eso trata el film y con su título queda perfectamente reflejado.