martes, noviembre 01, 2016

TREN PARA BUSAN (Train to Busan) (Corea del Sur, 2016) Fantástico, Terror







Director: Yeon Sang-ho
---
Intérpretes PrincipalesYoo Gong, Ma Dong-seok, Ahn So-hee, Kim Soo-an, Jung Yu-mi, Kim Eui-sung, Choi Woo-sik, Jung Kyung-mi, Shim Eun-kyung, Choi Gwi-hwa.
---



ArgumentoUn desastroso virus se me expande por Corea del Sur, provocando importantes altercados. 
Los pasajeros de uno de los trenes KTX que viaja de Seúl a Busan tendrán que luchar por su supervivencia.
---
Mi comentarioMuy estimable film de Corea del Sur, que aborda una historia fantástica/terrorífica, con un virus que hace que los seres humanos se ataquen y una vez heridos o muertos se convierten en zombies.
Es por tanto un argumento muy trillado.



Pero esta entretenidísima película aborda el género con las ya consabidas constantes del género pero mostrando un complejo, variado, vergonzoso y reconocido mosaico de sentimientos humanos que afloran en trágicos momentos, en aras de sobrevivir.
Cuando unos amigos la vieron antes que yo en el reciente Festival de Sitges 2016, al preguntarles qué tal, me dijeron casi al unísono que les resultó "muy divertida". Hombre, yo no la califico así. Es cierto que hay escenas, sobre todo en su primera hora, que tienen puntos homorísticos, negros como el azabache, pero agradecidos, pero en modo alguno me ha parecido divertida. Es más, creo que es un drama, doloroso, mortal, casi sin esperanza alguna, donde la muerte, tanto física, como moral, afloran en impactantes y espectaculares escenas.



Está soberbiamente dirigida y, como no podía ser menos, los efectos especiales son de primera, con mención especial para el maquillaje, cosa normal.
Tiene un ritmo endiablado y quizás lo menos positivo es su metraje, quizás algo larga, pero finaliza de forma completamente convincente, llegando casi a emocionar.
En definitiva, que es francamente buena y te lo pasas para que muy bien, no careciendo de ideas sobre las que conviene reflexionar. Tiene bastante tralla en este sentido y, según mi opinión, va más allá de la pura diversión.